Martes, 30 Septiembre 2008

Elena Miró: curve-à-porter

por Alberto R.
Porque las curvas de la mujer y vestir con estilo no tienen por qué estar reñidos, existe Elena Miró, una marca para todas aquellas mujeres sin complejos que quieren estar guapas.

Elena Miró es una de las marcas italianas referentes si buscas ropa de tallas grandes o no tan grandes. Desde los años 70 vienen ofreciendo una opción a todas las mujeres que no usan una 38, 40, 42… Empezaron ofreciendo una línea clásica para su ropa, después decidieron arriesgar y ver si tenían éxito: ¡¿Si se llevan los vestidos por qué renunciar a ellos?! Algo así, imagino yo, debieron preguntarse en el despacho de sus oficinas de Milán. Y algo así es lo que encontramos en Valencia.

Desde esta firma de moda siempre intentan estar a la última en tendencias y aplicarlas a sus colecciones. Quieren dirigirse a una mujer actual y moderna que no se avergüenza de sus caderas, ni tiene por qué. Es la única marca en tallas no convencionales que ha desfilado en la Pasarela de Milán demostrando que la ropa elegante y sensual no siempre es la 38.

Pantalones, chaquetas, vestidos, abrigos… todo con cierto toque masculino, y dejando escapar algún color fuerte que destaque entre tanto oscuro, tanto para la colección de este año en ropa de noche, como para aquellas prendas más sport. En fin, todo un placer para la vista que puedes encontrar en El Corte Inglés y en algunas tiendas en Valencia.

Ese “Curve-à-porter” fue el eslogan que utilizaron para la campaña 2005; y es que debe ser difícil vender algo, que no nos están vendiendo continuamente el resto de marcas. Recordemos esas fotos de Marylin Monroe en bañador, Ava Gardner o Rita Hayworth, en sus momentos… pues guapísimas. 

En DolceCity Valencia: Elena Miró


Elena Miró ( Ver plano )

Calle de Sorní 20
Tel: 963522429
Web: www.elenamiro.com

Desde esta firma de moda siempre intentan estar a la última en tendencias y aplicarlas a sus colecciones. Quieren dirigirse a una mujer actual y moderna que no se avergüenza de sus caderas, ni tiene por qué.