Información

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrar a los usuarios publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si se continúa navegando, consideramos que se acepta su uso. Puedes obtener información más detallada al respecto aquí


  

lunes, 4 septiembre 2017

Comida contundente a buen precio en el Mercado Provenzal de Madrid

por Jano Remesal

Un sitio donde tapas, raciones, porciones de pizzas, etc cuestan la mitad de lo que cuestan en otros lugares de la zona siempre es una opción a tener en cuenta.

Mercado Provenzal es una firma con varios locales en Madrid que se hizo muy famosa hace unos años por presentar unos precios simplemente imbatibles, donde podías comer hasta hartarte por unos 5 euros. Es hora de hablar de una de sus franquicias mejor situadas.

Estamos en una zona de estudiantes, de gente con poco dinero y mucha hambre, así que la competencia para su tipo de negocio está servida. Aún así, cumple con las expectativas en cuanto a precio y calidad, y adelanta a sus competidores por la derecha.

Las cañas están bien servidas, las tapas so contundentes y las porciones y raciones más que generosas viendo los precios. La calidad no es de estrella Michelin, que nadie se engañe, pero sin duda es mejor a la que nos sirven otras franquicias low cost por todos conocidas...

Incluso se puede ir uno a casa tras zamparse un menú completo, también a mitad del preci habitual que presentan los restaurantes "serios" de la zona. Las opciones son siempre típicas, nada de extravagancias, y eso también se agradece.

Además las opciones son tremendas, pudiendo contar más de 100 platos diferentes para comer cualquier día. Está claro que es un local pensado para enganchar a la gente y que venga de forma muy habitual. Además las presentaciones son también low cost pero al menos están curradas, con diferentes latas, platos y objetos varios para traer la comida hasta la mesa.

No es una calidad recomendable para el día a día, no es que sea precisamente comida casera, pero salvará más de un apuro a quien esté cerca.

En DolceCity Madrid: Mercado Provenzal


viernes, 1 septiembre 2017

Tapa gratis con cada bebida en el centro de Madrid con bar Zalber

por Jano Remesal

Madrid está plagado de pequeños bares que merecen mucho la pena. Saben qué hacen bien y no se salen de guión. Muy inteligente, y de agradecer a la hora de la comida.

Cada bar de Madrid debería especializarse en algo muy muy concreto para poder sobresalir entre la inmensa oferta gastronómica que hay en la ciudad. Y si estás en pleno centro de la capital, como es el caso, mucho más.

Eso es lo que pensé al pedir y degustar después el pulpo de este lugar. Maravilloso. Parece mentira, pero en un bar cualquiera de Chamberí hacen uno de los pulpos a feira, con cachelos, más ricos que he probado nunca. La ración no es tremendamente generosa, y tampoco es barata, pero merece la pena.

Y una vez que lo has probado y te has enganchado, pides algo más. Y ahí viene la muy grata sorpresa: con cada consumición (bebida) te acompañan el trago con algo sólido, con una pequeña tapita. Lógicamente, al ser gratis, no es gran gran cosa, pero es muy de agradecer. De hecho es muchas veces el detalle que marca la diferencia entre estar simplemente bien en un sitio y estar tan a gusto que te pidas otra ronda, u otras dos.

En definitiva, un bar de los de toda la vida, no le pidas nada especial, con su camarero simplemente atento y sus sillas simplemente cómodas, sin más. Con un toldo que medio quita el sol y una mesa que seguramente cojea. Pero precisamente por este tipo de bares normales Chamberí es el barrio apetecible que es, porque tiene ambiente de barrio en cada esquina, gracias a este tipo de sitios.

Prueba el pulpo, pídete otra ronda para ver qué te ponen de tapa, charla un rato con los amigos, y para casa. Planazo.

En DolceCity Madrid: Zalber

lunes, 31 julio 2017

La terraza secreta de Green Canal es de las más fresquitas del verano en Madrid

por Jano Remesal

Hay sitios que por poco conocidos ya merecen la pena. Lugares que a pesar de estar en mitad de Madrid apenas tienen fama, por los que pasamos de largo sin casi mirarlos.

Las instalaciones de GolfCanal sin duda no pasan por su mejor momento. A pesar de ser las mejores sin duda del centro de Madrid para hacer todo tipo de deportes, líos burocráticos y legales han hecho que cerraran el campo de golf definitivamente y otras instalaciones estén aún a medio gas.

Pero en su zona quizá menos conocida, la del parquecito y jardín botánico, sigue en pie una joyita para los que vivimos por aquí: la cafetería. Ojo, no confundir con el restaurante que había junto a la entrada del campo de golf, que ese también fue obligado a cerrar. Nos referimos a una pequeña cafetería con terraza bastante amplia que está en la zona arbolada, junto a la calle ya.

Me llamó la atención un día por su cartel de "Tenemos cerveza negra de barril". Me senté y fue un acierto. Trato amable, amplitud en las mesas, apenas ruido para estar en esta zona, mucha sombra y el respiro agradable que dan los árboles de al lado.

Es un lugar ideal para darse un paseo al final de la tarde, cuando ya no aprieta tanto el sol, o para tomar un aperitivo previo a la comida antes de que el sol empiece a apretar de lo lindo. No hay gran variedad de comida ni de bebida, hay que tener en cuenta que estamos en un típico chiringuito de parque, pero tampoco aquí se viene a comer. 

El plan de mañana o tarde no puede estar nunca completo sin sentarse en una terracita a charlas un rato, y esta cafetería lo hace posible. Esperemos que siga siendo un pequeño secreto, pues pocos lugares más tranquilos que éste vais a encontrar por aquí.

En DolceCity Madrid: GolfCanal

viernes, 28 julio 2017

Antipasti y pasta italiana de verdad en Nonsolocaffe en Madrid

por Jano Remesal

La cocina italiana es todo sabor, pero no en todos los italianos las cosas están tan sabrosas como deberían. Por eso mejor ir a un italiano al que vayan los italianos.

Lo mejor de este italiano es su versatilidad de ambientes, que lo hacen recomendable desde el desayuno hasta la primera copa de la noche.

En lo que llaman Il Lounge-Bar se sirve el autentico desayuno “all’ italiana” con cappuccino y croissant,y después de comer el aperitivo de media tarde, con el mítico “Spritz” como una de las especialidades de la casa. También aquí se puede  cenar en un ambiente en plan informal, para acabar con copas y cocktails con música de fondo tipo chill out.

Al lado, lo que llaman Il Corridoio es una zona con mesas altas y taburetes, pensada para picar algo rápido, tomar un café también rápido o una copa antes de ir a otro local. Buen sitio para charlar tranquilamente sentados.

El restaurante en sí es lo que llaman Il Salottino, buena pasta y buen vino italiano o español. Se sirve menú diario de lunes a viernes y cenas a la carta todas las noches, aunque ojo porque cierran los domingos (en principio). Y fuera del restaurante, la terraza para un aperitivo o cenar al aire libre.

Es un local siempre lleno de italianos, lo que lo convierte en un valor seguro. Y no es de extrañar viendo que desde el pan o las olivas hasta los platos de pasta más elaborados son auténticos, con ese toque mediterráneo, siempre al dente y con mucho producto de temporada. Un homenaje a la cocina mediterránea.

En DolceCity Madrid: Nonsolocaffe

lunes, 24 julio 2017

Comer en Casa Benito en Madrid es como comer en casa

por Jano Remesal

Cocina tradicional, trato como de la familia y esa sensación de que compartes restaurante siempre con los mismo parroquianos, amigos más que clientes.

Simplemente viendo la indumentaria de los camareros, el logotipo y los toldos de la terraza, ya sabes que estás en un restaurante de los de toda la vida. Y si un restaurante se mantiene abierto durante toda la vida en una zona como Chambería, es que lo está haciendo bien, seguro.

Lo primero que llama la atención es la gran cantidad de camareros. Van entrando y saliendo sin parar, siempre atendiéndote al instante, aquí no escatiman en sueldos y eso se nota mucho, porque además no es nada habitual.

A la hora de elegir menú, lo mejor son los que tienen pensados para dos personas: arroz con bogavante, chuletón de buey... para dos pesonas, con bebida incluida, y por un precio muy razonable. Otra opción es ir directamente a raciones, pues las hay de todo lo que uno espera en un restaurante de toda la vida y además la cantidad es generosa. Por ello mejor si vamos muchos.

La calidad de la comida se deja ver en sus escaparates a pie de calle, donde se agolpan mariscos, carnes, verduras y demás manjares, intentando siempre que haya opciones de temporada. La caña está bien tirada y la seleccion de vinos es suficiente.

Pero además tiene ese plus de restaurante antiguo, de señoras que llevan décadas tomando aquí el café, de vecinos que se cuentan sus cosas en sus mesas, de gente leyendo el periódico mientras toma algo. Tiene ese punto de lugar donde se detiene el tiempo.

En DolceCity Madrid: Casa Benito

« página anterior | siguiente página »