Información

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrar a los usuarios publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si se continúa navegando, consideramos que se acepta su uso. Puedes obtener información más detallada al respecto aquí


  

lunes, 30 octubre 2017

Ir al teatro en familia en La Chocita del Loro Senator en Madrid

por Jano Remesal

Ir a los grandes coliseos de la lírica patria e internacional es una idea más que recomendable, de acuerdo. Pero el teatro a pie de pista, íntimo, es muy agradecido.

El Club de la comedia fue en su día un fenómeno de masas digno de estudio. De repente lo de los monólogos de humor se convirtió en la gallina de los huevos de oro. Casi todo el mundo parecía poder subirse a su escenario y ponerse a contar chistes uno detrás de otro. El tiempo ha pasado, y eso ha permitido que los que permanecen sean los buenos de verdad, los que hay que ir a ver.

He ahí la esencia de esta sala de las varias que tiene la franquicia La chocita del loro. Buenos actores. Risas aseguradas.

Todo ello con su formato habitual de mesa y sillas bajas muy pegadas al escenario, para que sintamos que la obra de teatro se dedica a nosotros casi en exlusiva, con una sensación de intimidad que hace que nos riamos sin apuro ninguno.

Así podremos tomarnos algo, si bien esta sala es más grande y menos indicada para ello que el resto de las de la franquicia. Bien sea antes o después de cenar, pues tienen diferentes horarios dependiendo del día, la consumición ayudará a crear un ambiente de complicidad con la persona que nos está intentando hacer gracia.

Lo mejor es fijarse bien en el calendario y reservar mesa para ir a ver a nuestro humorista favorito, porque seguro que antes o después pasa por aquí.

Las entradas se venden más baratas por internet, ojo, y también por internet se puede conseguir un descuento jugoso para el parking, porque en esa zona es imposible aparcar sin pagar.

En DolceCity Madrid: La chocita del loro senator


viernes, 27 octubre 2017

El menos conocido del triángulo del Arte en Madrid es el Museo nacional de artes decorativas

por Jano Remesal

No todo va a ser el Prado, el Reina Sofía y similares. Madrid está lleno de joyas museísticas que deberían conocer todos los madrileños y gentes de paso.

Madrid es ciudad de fiesta, de mucha fiesta, dado que aquí hay ambiente los 365 días de año; de deporte, de mucho deporte dado que aquí hay varios de los mejores equipos del mundo en diferentes deportes; y de tantas otras cosas más. También de museos, porque efectivamente, aquí están algunos de los mejores museos del mundo.

Pero dejando a un lado los top, también Madrid es ciudad de museos porque tiene muchas joyas escondidas en su callejero. Por ejemplo este museo dedicado a la decoración. Ni más ni menos, todo aquello que decora, tiene su hueco aquí.

Este museo ha renovado colecciones recientemente, y ahora podemos hacer un recorrido más que completo por la historia de la decoración privada. Cómo vestían casas nobles en otros siglos, cómo ha evolucionado la forma de engalanar estancias, y sobre todo aprender que la decoración es un arte tan vivo y tan trascendente como la pintura, la escultura o el arte. Hay mil y una técnicas que dan variedad y colorido a este mundillo.

Además de las visitas guiadas, las actividades en grupo y las exposiciones temporales, a este museo se le suma el atractivo de estar en plena zona noble museística de Madrid, a tiro de paseo de las más importantes pinacotecas, lo que permite una tarde de lo más cultureta.

Y por si fuera poco, otra gran noticia: es gratis.

En DolceCity Madrid: Museo nacional de artes decorativas

lunes, 9 octubre 2017

De safari fotográfico por Madrid con ChuloType

por Jano Remesal

Hacer un safari por el centro de Madrid es posible, y con total seguridad... pero un safari tipográfico ojo. El arte de las letras tiene mucho que enseñar en la capital.

Con ese nombre tan... chulo, ChuloType es una asociación pensada para la difusión de la cultura tipográfica, es decir, para la difusión de todo lo que tiene que ver con las letras y la escritura, dicho de otro modo.

Durante todo el año, y con una periodicidad no necesariamente periódica, organizan eventos y actividades para crear espacios de encuentro entre los apasionados de las letras, para difundir  todo tipo de contenidos, novedades e iniciativas de interés tipográfico.

Y sin duda la más apetecible de esas actividades para todos los públicos es su safari tipográfico. Dicen safari y no visita o paseo porque de lo que se trata es de "cazar" tipografías por el centro de Madrid. Por un precio mínimo y concluyendo quien quiera la visita o paseo en un bar tomando una cervecita, se trata de patear calles y plazas en busca de la tipografía más sorprendente, más novedosa, más rompedora, o simplemente una tipografía en la que nunca te habías fijado.

Recorren Madrid descubriendo rótulos, carteles, anuncios e historias en general de nuestras calles de una forma amena y divertida, muy explicativo y muy fácil para que todo el mundo pueda aprender y ninguna pueda aburrirse.

Se trata de un mundillo desconocido, por lo que no sería de extrañar que estos paseos fuerna el pistoletazo de salida a una relación de cualquiera de vosotros mucho más fuerte con la tipografía, por ejemplo a través del resto de actividades que organiza esta asociación.

En DolceCity Madrid: ChuloType

lunes, 22 mayo 2017

La Capilla Sixtina de Madrid está en la iglesia de San Antonio de los alemanes

por Jano Remesal

Sobria por fuera, espectacular por dentro. Seamos creyentes o no, es una de las visiones arquitectónicas más llamativas de la capital, solo por eso merece la pena.

El arte sacro puede ser muy espiritual para unos, mucha gente puede ser más allá de lo que artísticamente significa, pero incluso cuando no es el caso, aporta grandes obras a la humanidad. Es el caso de varias iglesias, conventos o monasterios de Madrid.

En este caso no lo parece al ver la iglesia por fuera, sobria, de ladrillo visto, como muy moderna, parece que no tiene nada que aportar. Pero todo cambia al cruzar su puerta y mirar al techo: aparece ante los ojos del visitante el que quizá sea el fresco más impresionante de todo Madrid.

Dada del S. XVII y fue pintado por varios artistas, todos top de la época, para explicar varios episodios de la vida de San Antonio de Padua. La pintura es a todo color y con tamaño monumental, de suelo a techo. Además las diferentes esculturas que rodean al fresco hacen que el conjunto tenga una perspectiva tridimensional muy imponente.

Lo mejor, lógicamente, es informarse antes de las ceremonias que tienen lugar en el recinto, para poder admirar la obra en todo su esplendor y sin molesta a nadie. Además está en pleno centro, por lo que puede ser simplemente un paso más en una tarde de eventos varios por la zona. Si además encontramos alguien dentro que nos pueda contar la historia de la iglesia, el porqué de su nombre, la experiencia será completa (sólo diré que fue fundada con el nombre de San Antonio... de los portugueses, así que algo hay).

Un plan diferente, rápido y gratuito por una zona por la que seguro que todos hemos pasado mil veces pero que no sabíamos que nos ofrecía tanto.

En DolceCity Madrid: San Antonio de los alemanes

viernes, 5 mayo 2017

Family Thyssen acerca el arte a los niños en Madrid

por Jano Remesal

Una visita guiada pensada especialmente para los más pequeños, y además en inglés. Matas tres pájaros de un tiro: aprenden arte, practican inglés y se divierten.

Dicen los que saben sobre educación infantil que el arte debe formar parte de la niñez sí o sí. Despierta nuestros sentidos, incluido el sentido crítico, y además si desde pequeños convivimos con lo artístico, seguro que de mayores seremos unos artistas.

El Museo Thyssen Bornemizsa está de acuerdo con eso, y lanza un montón de actividades para niños constantemente. Lo mejor es estar atentos a su web, cuando menos te lo esperes puede surgir un planazo con niños. En este caso además juntan planazo educativo, planazo de idiomas y planazo de risas en general.

La idea es hacer una visita guiada íntegramente en inglés (con un nivel de inglés adaptado a los niños, que con el nivel que hoy traen del cole les será suficiente). Se explican los cuadros, se debate sobre los autores, se cuentan anécdotas... la intención es que los más pequeños se metan en el papel de guías de sus propios padres y participen de la actividad, para nada es una de esas visitas guiadas aburridas de los colegios. Lo organiza el museo junto con la agencia de viajes y tiempo libre Pangea.

Es de seis a doce años, y aunque acabad de terminar una sesión de visitas, seguro que dentro de poco se abre de nuevo la inscripción para una nueva temporada. La duración aproximada es de una hora y media, y al menos hasta ahora eran por la mañana, a media mañana, sin mucho madrugón que estamos en fin de semana.

Tanto los padres como los niños participan, se crea un ambiente de colegueo entre todos porque los guías son especialistas no sólo en lo que explican, sino en explicarlo.

En DolceCity Madrid: Family Thyssen

siguiente página »