Información

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrar a los usuarios publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si se continúa navegando, consideramos que se acepta su uso. Puedes obtener información más detallada al respecto aquí


  

lunes, 18 junio 2018

Lo último en comida es comer en boles, como en Abolea en Madrid

por Jano Remesal

Los platos no son imprescindibles para comer, es más, puede ser mucho más recomendable comer en un bol, básicamente porque así no comes de más por culpa del recipiente.

Lo más curioso del tema es que estamos en un restaurante creado por una fotógrafa y un ingeniero. A ellos hemos de darles gracias por poner en el mapa gastronómico madrileño la comida sana y a la vez rica.

En otras latitudes los boles (ese plato que no es un plato sino algo más hondo) son bastante más habituales que aquí, y con esa inspiración decidieron crear un espacio donde dar energía  al cuerpo con alimentos nutritivos y sentirse como en casa.

Hablamos de un local con decoración cuidada y un personal amable que hace del restaurante un sitio acogedor. A la hora de comer, un producto es de calidad y proximidad, dando mucha importancia al origen de las materias primas y al comercio local y eso es algo que debemos celebrar que cada vez esté más de moda.

Preparen sus móviles para inmortalizar y luego subir a Instagram ‘boles’ repletos de ingredientes saludables donde nunca falta el color y la frescura característica de la comida real. Cada bol es diferente, y los ingredientes varían según la estación, pero todos siguen la misma fórmula: una ración de proteína, una guarnición de verduras, una base de cereales y un mix de hojas verdes. Como toque de varita final, se aliñan con una salsa o hummus y se les da un punto crujiente.

Pos supuesto, tienes muchos toppings de frutos secos o semillas para que tu plato sea siempre diferente al del día anterior. Por supuesto, si eres intolerante o alérgico a algo, puede desaparecer de tu bol.

En DolceCity Madrid: Abolea


viernes, 15 junio 2018

Comida muy chula a precios aún más chulos en Superchulo en Madrid

por Jano Remesal

Os lo tenemos dicho, comer bien no tiene que ser necesariamente muy caro. Hay lugares que hacen las cosas bien y te ponen buena comida a buenos precios.

Bienvenidos a lo más de lo más en Madrid. Superchulo está llamado a convertirse en un emblema trendy de estilo de vida saludable, una nueva forma de ver la comida tradicional que todos conocemos.

De acuerdo, es cocina creativa, pero una creatividad donde el objetivo es recuperar la esencia de la gastronomía tradicional y mostrar al mundo una forma de disfrutarla de manera más fresca, natural 
y divertida. Salud y tradición, vamos.

Una revolución positiva hacia una alimentación basada en ingredientes y elaboraciones naturales, siempre buscando la materia prima en el entorno y reivindicando una forma de vivir llena de placer, salud y diversión tanto en la mesa como en la vida. Bon vivants de libro pero de lunes a viernes, como forma de vida.

La despensa de Superchulo está llena de colores, aromas y sabores: frutas, verduras, legumbres y hortalizas frescas de proximidad y siempre que sea posible ecológicas. Y de aburrido nada de nada. Te lo preparan con mucho arte en forma de suculentas hamburguesas, baos y pizzas (hechas en el horno de leña con masa casera) para que no te quedes con hambre.

En su carta también vas a encontrar platos de siempre reinventados con una vuelta de tuerca exótica y adaptados para celíacos, veganos, alérgicos a la lactosa. Aquí piensan en todo el mundo, que todos disfruten.

En DolceCity Madrid: Superchulo

miércoles, 13 junio 2018

En La Porcinería en Madrid aprovechan del cerdo hasta los andares

por Jano Remesal

Si el cerdo es uno de los ingredientes estrella de la cocina española, por qué no iba a tener su propio restaurante. Más bien un bistró porcino, como lo llaman ellos.

Paletillas, guisos, solomillazos... no todo en la cochiquera del señor es jamón ibérico y sobrasada,  así que desde este local rompedor en concepto y decoración te invitan a descubrir todo un mundo nuevo. Un mundo muy guarro, eso sí.

El local se divide en dos áreas: la porcinería, con mesas altas y barra abierta para que veas a los porcineros cortar y preparar el género como en las charcuterías de toda la vida, y el bistró, donde podrás relajarte en un ambiente íntimo y acogedor. Se trata de que, tengas el plan que tengas, encuentres un sitio.

La carta es un homenaje al chancho, del morro al rabo aprovechan todo, todo y todo. Pero de verdad, sin medias tintas. Y es que, dicen nuestros abuelos que del cerdo se comer hasta los andares, y tanto que es cierto: desde los principales hasta los postres, sí también los postres, pasando por cócteles (en serio), aquí todo es rosa y, lo que es más importante, todo sabe a gloria en forma del animal más apetecible del mundo, quizá.

Si eres amante de la carne rosada, estás de suerte: aquí vas a encontrar carrillera con crema de patata, salsa de cacao y pistachos o  hamburguesa de costillas de cerdo desmigadas, por poner simplemente dos deliciosos ejemplos.

Y como lo del festival porcino asusta un poco, en su carta también hay una sección de ‘pausa porcina’ y muchos platos que combinan una presencia suave del puerco con verduras e ingredientes ligeros como unas alcachofas fritas con velo de panceta y foie o huevo poché con espuma de patata, guisantes y papada ibérica. Aunque aquí se viene a lo que se viene.

En DolceCity Madrid: La Porcinería

viernes, 8 junio 2018

La playa del centro de Madrid se renueva en Ojalá

por Jano Remesal

Estar en un chiringuito chic de playa en pleno centro de Madrid hace tiempo que es posible, y además cambian su propuesta con nuevos detalles cada poco.

Es obligado citar a la mítica canción en estos casos, lo habéis pensado en cuanto habéis leído el título, y para qué engañaros, habéis acertado de pleno... obligado... ¿Seguro que en Madrid no hay playa? ¡Vaya, vaya!

Este restaurante de una de las zonas más movidas de Madrid te hace sentir como si estuvieras en la playa: pisar la arena y poder tumbarte cómodamente junto a tu mesa mientras esperas a que te sirvan algo fresquito.

Ojalá presenta un concepto gastronómico cosmopolita y fresco, según ellos mismos. Encontrarás una amplia oferta de brunch hasta bien entrada la tarde, es decir meriendas también; tartas caseras y dulces combinados con zumos naturales, milkshakes, smoothies y cervezas variedades. Sólo te va a faltar el baño en el mar…

Ahora que apretará el calor durante unos meses, sitios como este, tan originales y a la vez tan céntricos, se agradecen mucho. Lo mejor es coger la toalla, el bañador, irte hasta la piscina, y a la salidad directos a tomar algo en este bar veraniego.

Además no solo sirve para comer o cenar, también para tomar las primeras copas del día, pues en los alrededores hay un montón de sitios donde seguir la juerga posteriormente... aunque en ese caso mejor no ir en bañador.

En DolceCity Madrid: Ojalá

viernes, 25 mayo 2018

Comer como en otros tiempos en Maricastaña en Madrid

por Jano Remesal

En algunos restaurantes lo que más llama la atención es la decoración, diferente y original. No es que si se come mal merezca la pena, pero sin duda es un punto favorable.

Estamos en una de las zonas con mayor densidad de bares y restaurantes cool de todo Madrid, y por extensión me atrevería de decir que de toda España y parte del extranjero. Y aún así este lugar sobresale.

Un menú del día muy apañado hace las veces de salvavidas entresemana, pero mucho mejor ir en fin de semana, cuando la zona se pone hasta arriba de buen ambiente y su extensísima carta se disfruta mejor que mejor.

Además puedes ir cuando quieras prácticamente, pues tienen cocina abierta desde muy pronto a la hora de comer hasta tardísimo de la hora de cenar. La merienda, las copas o las cañitas también están permitidas.

Pero lo que más sorprende sin duda es la decoración, el rollito vintage conseguido a partir de columnas decorativas, mesas vintage, sillas retro y madera, mucha madera. Tono en tonos pastel, muy neutro y blanquito, una gran idea para dar tranquilidad y hacer que la gente extienda la velada con una consumición más.

Y por si fuera poco, una importante selección de vinos de bodegas jóvenes y de autor, selección de pequeños tesoros bebestibles, cócteles… Todo lo que se puede pedir a un café-restaurante, parece dispuesto a cubrir todos los frentes que se te puedan presentar tanto un día cualquiera que pases por ahi, como un sábado planeado.

En DolceCity Madrid: Maricastaña

siguiente página »