Lunes, 16 Abril 2018

Los mejores hojaldres de Madrid se hacen en Hojaldrería

por Jano Remesal
Como no podía ser de otra manera con ese nombre, los hojaldres de este lugar son para repetir una y otra vez. Uno de esos sitios a donde siempre vienes a comer lo mismo.

Cada vez están más de moda los restaurantes con horario ininterrumpido, pensados no tanto para comer o cenar como tal, sino para picar algo cuando nos apetezca, tengamos más o menos hambre. He aquí un ejemplo. Debemos informarnos, pues no todos los días cierran a la misma hora, algunos días podremos cenar allí, pero otros solo merendar. Acaban de abrir el local, y aunque ya son una referencia por lo originales que son, aún tiene que pulir detalles como el de la disponibilidad horaria. Pero cuando pruebas el hojaldre, todo se perdona.

Si eres fan de esta masa fina, este nuevo local de Javier Bonet es tu sitio. Ofrecen un menú degustación con dulces y salados que tienen como ingrediente base siempre, como es lógico,el hojaldre elaborado para ellos en exclusiva. También puedes disfrutar de dulces durante todo el día, con base de hojaldre, pero muy imaginativos.

En eso de traer savia nueva al panorama gastronómico de la capital y crear tendencia a nivel incluso mundial, el equipo de Hojaldrería no tienen competencia. Siempre creando experiencias nuevas, moldeando ideas que parecen locuras para que funcionen. En este caso se dedicen a obligarte a comer un producto concreto, y aciertan.

La variedad, dentro de que la base es la misma, es muy interesante, con un montón de salados y de dulces para que llenemos como queramos la parte del día que nos apetezca llenar. Para sorprender a la familia o amigos, por ejemplo, es perfecto.

En DolceCity Madrid: Hojaldrería


La Hojaldrería ( Ver plano )

Calle Virgen de los Peligros, 8
Tel: 910599153
Web: www.hojaldreria.com

Un lugar tan original como original es dedicar un lugar a un solo producto, en este caso los hojaldres. De todas las formas, sabores y texturas, un placer para los sentidos desde el mismo momento en que pisamos su coqueto local, muy ambientado.