Domingo, 11 Mayo 2008

CORONADO, muebles a la última en pan de plata u oro

por Sandra Gallastegui
Aviso importante: el pan de plata, o el de oro son altamente peligrosos. Una comienza dorando o plateando la base de una lámpara, y como crea adicción, se termina por aplicar esta técnica en cada rincón de la casa, y la decoración acaba siendo como una especie de Versalles, en pequeñito. 

Usar con discreción. Un toque aquí o allá, sobre todo en plata, es el último grito en decoración. Demasiado, una horterada. Los decoradores recomiendan utilizarla en pequeñas dosis junto al color de moda: el gris.

La técnica es muy fácil, y terapéutica. La única diferencia entre aplicar pan de oro o plata es el color de la base. El resto es igual. Así que hablaré en plata, que es lo que está de moda.


Los materiales no son muchos y los tienes todos en Coronado:

Pintura al agua de color verde oscuro
(rojo inglés si es para pan de oro). Calcular cantidad según el tamaño del mueble u objeto a decorar.

Mixtión. Un pegamento que al secarse queda “mordiente” o lo que es lo mismo, pegajoso.

Pan de plata (o pan de oro). Son unos libros de hojas de pan de plata muy finas separadas por papel, ya que se suele romper fácil.

Gomalaca. Barniz al alcohol que se utiliza en restauración. Compradlo ya preparado, o sea, ya disueltas las lascas de gomalaca en alcohol.
Betún de Judea. Es un líquido negro que lo utilizaremos sólo en caso de querer un efecto envejecido.

Lija fina, tres brochas, alcohol para limpiar la gomalaca, disolvente para limpiar el betún de Judea y un trapo. Algunos botes viejos para los limpiadores nos vendrán muy bien.


Vamos a poner por ejemplo que plateamos una mesa pequeña.

1- Lijar la mesa lo suficiente para que nos agarre la pintura.

2- Pintar la mesa de verde oscuro, y dejarla secar 24 horas.

3- Aplicar el mixtión en una parte no muy grande y esperar un ratito a que esté pegajoso al tacto. El mixtión dura mordiente una media hora (según marcas) más tiempo que eso, se seca del todo y no pegará el pan de plata. Así que, por ejemplo, aplicáis el mixtión en una pata, y cuando acabéis de platearla seguís con el proceso a trozos por toda la mesa.

4- Cortar el pan de plata en cachitos de unos 5cm.x5cm. Irregulares. Con el dedo índice atrapáis un trozo ( se quedará semi adherido a él sin problemas) y lo aplicáis al mixtión pegándolo bien con el dedo. Así sucesivamente hasta cubrir toda la superficie. Quedarán pequeñas zonas sin cubrir, pero eso le da un aire viejo que a mí me encanta. Si no os gusta repasar por encima.

5- Cuando el mueble esté totalmente plateado, pasar una brocha limpia por todo para que los trocitos que no han quedado pegados se suelten. Luego con el trapo, hacéis como si le fueseis a sacar brillo. A esto lo llamamos bruñir.

6- Barnizar con gomalaca y dejar secar 24 horas. Está acabado si lo queréis en plata nueva, que es lo que está de moda.

7- Si queréis un efecto antiguo, se aplica el betún de Judea de la siguiente manera. Aplicar en un área no muy grande una buena capa de betún, y retirarlo inmediatamente con un trapo. Repetir en toda la mesa. Esto dejará restos más oscuros en algunas zonas creando un efecto antiguo.

Esta técnica tiene tantas aplicaciones como tú quieras, mesas, lámparas, espejos, marcos, y la ultima moda, grandes armarios de lineas muy modernas, o paredes enteras.

Ponte a ello y veras que terapia tan buena es y que resultados tan modernos.

En DolceCity Madrid: Coronado