Viernes, 21 Septiembre 2007

Retrospectiva de CARLOS PAZOS: No me digas nada

por Laura Alejandro Fuentetaja
He visto materializada una ilusión que lleva persiguiéndome desde la infancia. Mi afición por recopilar objetos o fragmentos de cosas que significaron algo para mí en algún momento de mi vida. En sí, el hecho de almacenar hasta caer en lo que parecía el inicio de un futuro síndrome de Diógenes no tenía sentido para nadie. Sobre todo para mi pobre madre que no sabía cómo deshacerse de ese cúmulo de “mierdecillas” que tanto estorbaban en mis armarios.

Pero yo coleccionaba sin parar: un trozo del casco de moto que se le rompió a un amigo, unos globitos con los colores madridistas que me dio la forofa de Blanca el día del 0-5 contra el Barça o la servilleta que aquel increíble pintor me regaló en un café con retratos a trazo rápido de la gente que nos rodeaba…

Y claro, dándole vueltas a cómo podría disfrutar de todos esos recuerdos sin necesidad de abrir y rebuscar en cajas apiladas durante años, me llevó a lo que aún es un proyecto por realizar. Llegado el momento, cogería todos esos recuerdos y los uniría en collages “aderezados” con toques de color que harían de aquello algo más digerible decorativamente hablando.

Por eso sumergirme en la obra de Carlos Pazos me ha resultado tan apasionante y tremendamente familiar. Según sus palabras tiene la pulsión de «acumular, con codicia obsesiva, retazos de pasado, con o sin pedigrí, para "apaciguar" ansiedades nostálgicas». Él sí ha materializado esa “obsesión” por los recuerdos convirtiéndolos en auténticos souvenirs que permanecen en el tiempo.

Es así como llegamos a “No me digas nada”, una retrosprectiva de su trabajo en la que no nos encontramos la típica muestra de artista ordenada lineal y cronológicamente, sino que intenta mostrar la verdadera esencia de este premio Nacional de Artes Plásticas en lo que han sido treinta años de inagotable trabajo.

Pero estos “Tesoros” no son lo único que encontramos en la exposición, sino que también podremos ver unos de los escasos ejemplos de body art en el arte español de los 70, documentación acerca de sus performances o una colección de texturas de paredes o componentes de mobiliario. La exposición se completa con una película-collage concebida y realizada por el artista como síntesis de su trayectoria.

  • Retrospectiva de CARLOS PAZOS
    Hasta el 8 de Octubre de 2007

En DolceCity Madrid: Museo Reina Sofía