Lunes, 18 Diciembre 2006

Las obras más polémicas de GUSTAV KLIMT en Madrid

por Laura Alejandro Fuentetaja
Los grandes artistas no siempre se han paseado por un camino de rosas. Al menos eso es lo que se me ha venido a la cabeza cuando, al leer algunas notas de la biografía de Klimt y, más concretamente, acerca de las obras que ahora se exponen en Madrid, me he encontrado con una historia llena de polémica, conflictos y críticas hacia la obra de este gran pintor.

Tras numerosos reconocimientos tanto en su ciudad natal como a nivel internacional, Gustav recibió el encargo de unas monumentales pinturas para el techo del Aula Magna de la Universidad de Viena (representando la Filosofía, la Medicina y la Jurisprudencia) y un mural dedicado a Beethoven para la XIV Exposición de la Secesión en 1902. Algo que fue totalmente determinante para su carrera.

Con estos trabajos inició una paradójica “construcción destructiva” o, lo que es lo mismo, acabó de golpe con lo antiguo para entrar de lleno en las nuevas corrientes.

Pero esto no pasó inadvertido, y la controversia no tardó en llegar. Unos le alabaron hasta tal punto de afirmar que nunca había existido un pintor tan lleno de fantasía pero tan fiel a la naturaleza al mismo tiempo. Otros sin embargo, le calificaron de insolente y le acusaron de poseer un talento sin fundamento, carente de voluntad, además de escudarse en el “nuevo arte”, sin tener siquiera madera de auténtico artista.

Hoy nosotros mismos podemos ser testigos de lo que realmente ha quedado de todo aquello: la obra que tanto revuelo suscitó. Aunque me temo que aquellos detractores que tan avergonzados se sintieron ante tales muestras de desfachatez por parte de Klimt, hoy mucho tendrían que callarse ante la repercusión que su obra ha tenido con el paso del tiempo.

Me pondría a describir las voluptuosas formas, los colores puros e intensos y la tremenda originalidad decorativa que podemos observar, tal y como Klimt nos tiene acostumbrados, en esta muestra de su trabajo para la Universidad. Pero realmente creo que sobran mis palabras. Id y vedlo con vustros propios ojos. Eso sí, no puedo cerrar este post sin hacer notar una carencia que una amiga me ha comentado: se echa en falta el acompañamiento de fondo de la música de Beethoven (que nos meta un poquitín más en contexto). Aquí queda dicho.

En DolceCity Madrid: Fundación Juan March

  • Exposición de GUSTAV KLIMT
    Hasta el 14 de Enero de 2007
    Horario: De Lunes a Sábado de 11.00 a 20.00 h; Domingos y festivos de 10.00 a 14.00 h
    Visitas guiadas gratuitas: Los Miércoles de 11.00 a 13.30 h y los Viernes de 16.30 a 19.15 h

Fundación Juan March ( Ver plano )

Castelló, 77
Tel: 914354240
Web: www.march.es

Exposiciones de grandes artistas internacionales y movimientos artísticos, principalmente del siglo XX. La editorial de Arte y Ciencia presenta un conjunto de cuadros, grabados, serigrafías, facsímiles, reproducciones, carteles, catálogos y postales.