Información

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrar a los usuarios publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si se continúa navegando, consideramos que se acepta su uso. Puedes obtener información más detallada al respecto aquí


  

viernes, 17 noviembre 2017

La novedosa sección de mascotas de Bricor en Madrid hará que quieras comprarte un animal de compañía

por Jano Remesal

Las tiendas de animales de compañía en ocasione dejan mucho que desear. Por eso mejor acudir a profesionales que saben cómo tratarlos y cómo tratarnos.

Como ya casi todos sabréis, Bricor es la tienda de bricolage de El Corte Inglés. Allí tienen de todo, desde electricidad o carpintería hasta jardín, limpieza... pero lo más sorprendente es su renovada sección de animales de compañía.

Lo primero que es de agradecer es el trato exquisito que se les da a los animalitos que tienen en venta, tanto por las condiciones de vida allí mismo como por las condiciones de venta, traslado, traspaso a su nuevo dueño, etc.

Y es que las tiendas de mascotas no siempre cumplen con los requisitos legales pero sobre todo éticos que toda tienda de animales de compañía debería tener. Estamos hablando de seres vivos, no de una mercancía cualquiera.

Se ha ampliado y se ha variado mucho el tipo de artículos que tienen, pero sobre todo se ha hecho mucha incidencia en que el equipo de profesionales sean lo más atentos, lo más sabios y lo más cercanos posible al cliente, eso es un hecho diferencial también con respecto a las tiendas de animales de barrio con personal deficiente.

Los precios son algo más caros que en las tiendas de barrio, pero sin duda merece la pena por su extensísimo catálogo y la posibilidad de que te consigan aquello que necesitas para tu mascota incluso si no lo tienen en tienda en ese momento.

En DolceCity Madrid: Bricor


miércoles, 15 noviembre 2017

Posiblemente, el mejor restaurante gallego de Chamberí sea Meigadas en Madrid

por Jano Remesal

La cocina gallega es un valor seguro. Buen producto, mejores recetas, sabor puro y nada de dietas. Y en Madrid hay más de un sitio más que recomendable.

Chamberí tiene tantas opciones para comer, tapear o cenar que se hace muy complicado elegir, incluso si sabemos qué tipo de comida nos gustará para ese día. Es el caso con los restaurantes gallegos, que hay más de uno, y de buen nivel.

En este caso es quizá el restaurante gallego que más me gusta no solo de Chamberí, sino de todo Madrid, probablemente de fuera de Galicia es el mejor en el que he comido nunca. Y eso, en un tipo de cocina con tanta solera, es mucho decir.

Lo mejor es el producto, la materia prima que trabajan. Todo es bueno: huevos, carnes, verduras, pesacados... incluso el pan es de primera. Ya solo por es merece la pena, pero además es que la cocinera tiene manos de lujo, pues todas las recetas que hemos probado estaban muy muy ricas, y además en su punto exacto.

La otra gran noticia es el trato que recibe el cliente. Simplemente de primera. Son amables sin ser pedantes, vestidos de punta en blanco, cercanos y dispuestos. Algo casi tan raro de ver en un restaurante como necesario a la hora de estar bien comiendo fuera.

La terraza es bastante amplia, y además está acotada por unas vallitas, lo que hace que tengamos sensación de mayor intimidad, algo bastante recomendable en una calle tan transitada como Santa Engracia.

En DolceCity Madrid: Meigadas

lunes, 13 noviembre 2017

Menú de fin de semana en Vergara 280 en Madrid

por Jano Remesal

Los menús del día deberían ser eso, diarios, incluidos los fines de semana. Cada vez hay más restaurantes que entienden que comer dos platos y postre siempre gusta.

La zona de Príncipe de Vergara es una de las más apetecibles para terraza, por sus amplias aceras, su luminosidad y si no excesivo ruido. Hay mucho donde elegir, y cada uno con un estilo peculiar para ir variando.

En este caso nos centramos en un clásico: los menús del día. Pero reinventados para el fin de semana. Como siempre queremos comer un poco más elaborado, más apetecible, en fin de semana, cada vez hay más restaurantes que optan por hacer un menú del día para toda la familia también los fines de semana, pero algo más caro y de mayor calidad.

En este caso está alrededor del doble de precio que durante la semana, pero la calidad también es bastante mejor, o al menos mucho mejor en variedad y elaboración de cada uno de los platos. Se nota que tienen menos demanda, o al menos diferente demanda.

Siempre hay pescado, carne, verduras y fruta y dulce. Es decir, siempre encontraremos algo que de verdad nos apetezca en ese momento.

También tienen una importante carta de raciones y tapas, y además son de la sana costumbre de traerte una tapita con cada consumición de gratis. Unas tapas que suelen consistir en minitostas de pan con algo encima. A caballo regalado...

Lo de comer completo en fin de semana siempre es una gran opción. No todo van a ser tapitas y raciones para compartir.

En DolceCity Madrid: Vergara 280

viernes, 10 noviembre 2017

Hamburguesas de calidad en Muxers en Madrid

por Jano Remesal

Una hamburguesa con patatas. Pocos planes hay más apetecibles, pero está tan de moda que hay que saber elegir bien dónde nos comemos esa hamburguesa para que no haya decepciones.

Las hamburgueserías llevan años muy de moda, lo que ha hecho que prolifere este tipo de establecimientos, cada uno pretendiendo darle un toque diferente en cuanto a la decoración, la carta, el trato al cliente...

En este caso, el estilo es totalmente americano. Es del grupo Mahou, por lo que tiene un buen respaldo detrás que hace que desde el principio apuesten por la calidad aunque eso suponga mucho gasto. Y se decantan por las hamburguesas tipo USA de toda la vida, con sus salsas barbacoa, con sus panecillos con semillas... pero a la vez también tiene un toque castizo que se nota por ejemplo en las patatas fritas, caseras, y muy sabrosas, recién cortadas y fritas.

El trato es manifiestamente mejorable, hay que decirlo. No sé si fue mala suerte, si el servicio tenía mal día, pero es un punto en el que deberían trabajar. Tampoco nada serio, pero si quieren hacerse un hueco en un segmento tan competitivo, tandrán que currárselo.

Además tiene varios ambientes, lo que hace que te puedas adaptar según tus necesidades. Tiene un terraza muy grande y semicubierta, también tienen una barra al aire libre, la zona de restaurante con mesas amplias y también con mesas altas y taburetes, y por último  una especie de semireservados donde comer rápido cara a la pared, muy americanada.

En la zona hay mucho donde elegir, y quizá no sea la elección más barata ni la de mayor calidad, pero sin duda sí es la mejor hamburguesería.

En DolceCity Madrid: Muxers

lunes, 6 noviembre 2017

Tomarse un vino en La casa del abuelo en Madrid es como retroceder en el tiempo

por Jano Remesal

Tabernas con encanto. Cada vez hay menos y por ello son cada vez más cotizadas. Decoración vintage, ambiente bohemio y sabor a otro tiempo en pleno centro.

En Madrid a todas aquellas tabernas y similares (también comercios no de hostelería) que tienen más de 100 años de apertura ininterrumpida, le dan una placa conmemorativa que lucen con el orgullo que se merece.

En este caso sobrepasa esa cifra de sobra, pues ya son 111 años desde su apertura. 111 años poniendo básicamente vinos (sobre todo dulces) con gambas, las dos especializades de esta taberna tradicional decorada igual desde hace décadas.

La carta es bastante variada, pero en todo caso está pensada para compatir, para tapeo típico. La carta de vinos y cervezas también está muy bien, y además saben aconsejarte si no te decides sobre cómo maridar tu elección de tapa.

Es normal que la primera vez que alguien entra en este establecimiento esté un buen rato mirando hacia todos los lados, pues la decoración es realmente auténtica, dándole un aire bohemio, un toque vintage, que hace de este lugar un sitio único.

Acaban de abrir un segundo establecimiento por la zona de calle Toledo, más castiza imposible, así que ahroa se puede elegir dónde hacer un regreso al pasado más castizo, y ya de paso salir comidos por un precio que, si bien no es barato, tampoco es caro comparado con establecimientos donde se come menos y peor por la zona.

En DolceCity Madrid: La casa del abuelo

siguiente página »