Información

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrar a los usuarios publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si se continúa navegando, consideramos que se acepta su uso. Puedes obtener información más detallada al respecto aquí


  

viernes, 20 abril 2018

Restaurante TERRA MIA: Un bar de tapas con una fantástica terraza en Barcelona

por Ariadna Alcañiz

Con su amplia terraza, este bar-restaurante de la parte alta de Barcelona, cerca del Park Güell, es un oasis donde disfrutar de su cocina de mercado con influencias italianas en base a tapas.

Ahora que, por fin, se empieza a notar el buen tiempo apetecen las terrazas. Nuestra recomendación de hoy, el bar-restaurante Terra Mia, destaca en este apartado, pues cuenta con una amplia y acogedora terraza que se presenta como un oasis en la zona alta de Barcelona donde disfrutar de nuestro clima mediterráneo. Lo descubrí el domingo pasado, tras la manifestación, pues un buen amigo celebraba allí su cumpleaños. Un amigo que siempre nos sorprende con sus elecciones basadas en la sacrosanta triple B. Porque Terra Mia es bueno, bonito y barato, por lo que vale la pena tomar nota.

Al ir en grupo, nosotros teníamos un menú cerrado. Un menú muy amplio que nos permitió descubrir la oferta de tapas y platos de cocina de mercado con influencias italianas que proponen desde Terra Mia. Ensaladas, mejillones, choricitos, embutido italiano –con un queso riquísimo-, croquetas, pulpo, patatas bravas… tapas de siempre y otras más personales basadas en buen producto componen la oferta gastronómica de este bar-restaurante sin pretensiones que convence.

El comer por menos de 20 euros ayuda. Y eso que tomamos vino, cafés y hasta el gin&tonic posterior de rigor. Una auténtica fiesta a muy buen precio es lo que ofrecen en el restaurante Terra Mia y, sin duda, su terraza es lo que da un plus al local. Amparada por una abundante vegetación y lejos del ruido de coches y gente, es un oasis del que uno no se quiere ir. Un gran hallazgo.

En DolceCity Barcelona: Terra Mia

SaveSave


martes, 17 abril 2018

MOLIKA CAFE: Buenos dulces caseros y lattes en el Eixample Derecho de Barcelona

por Ariadna Alcañiz

Con una decoración cálida y acogedora, Molika Café es el sitio perfecto para empezar con fuerzas la jornada en base a un desayuno con un buen café, o latte (matcha incluido) y sus irresistibles dulces

Hacía tiempo que oí hablar por primera vez de Molika Cafe, pero no fue hasta ayer que descubrí donde se encontraba y le hice una visita. Es difícil resistirse a las tentaciones que se ven tras la puerta de cristal, con hileras de dulces y pasteles caseros que van cambiando según el día, y la imaginación de sus responsables. Con la operación bikini ya en marcha, solo opté por un café, pero si no os encontráis en mi misma tesitura, os recomiendo que probéis alguno de sus pasteles, como el de arándanos, con una pinta increíble.

En Molika Cafe sorprenden cada día con sus recetas dulces, aunque si te apetece cuidarte también ofrecen zumos naturales para cargarte de energía ya de buena mañana o ensaladas y recetas sanas para el mediodía, todo hecho con cariño que es lo que hace destacar a Molika Cafe de otros lugares con la misma fórmula. En su decoración, me recordó a los cafés Alsur, aunque no en su propuesta gastronómica, pues aquí prevalecen los desayunos, los dulces y el café y no se alarga el horario hasta la noche.

El Molika Café cierra antes de las 21 h pues es un sitio diurno. Por eso, es un local visitado por los vecinos de la zona y, también, por turistas que deambulan por el barrio, camino de sus hoteles algo alejados del meollo de Paseo de Gracia. Sin duda, es un sitio al que acudir si eres un profesional liberal sin horarios y te apetece empezar bien el día o celebrar una reunión informal con algún cliente o colaborador. ¡Seguro que será un encuentro de lo más provechoso!

En DolceCity Barcelona: Molika Cafe

viernes, 13 abril 2018

Vermutería LA LOLA: Nuevo punto para hacer el vermut en el Eixample de Barcelona

por Ariadna Alcañiz

Los responsables de la bodega Gracián de Rocafort abren este bar vecino dedicado al arte del aperitivo. Un local sin pretensiones con una pequeña terraza donde disfrutar de tapas y una buena caña.

La recuperación de la tradición del vermut es una estupenda noticia. Para los que ya tenemos una edad -a partir de la treintena-, el aperitivo se ha convertido en la nueva excusa para reunirse una vez uno decide quedarse en casa a descansar los viernes por la noche y prefiere verse los sábados y domingos al mediodía, aprovechando más el día. Son muchos los nuevos locales que han abierto especializados en el aperitivo y uno de los últimos esta vermutería La Lola ubicada en un sencillo bar del Eixample.

El escenario es el de un bar de toda la vida al que apenas han hecho una puesta a punto para este nuevo negocio. El letrero de fuera, con las letras de estilo vintage, es una de las pocas notas nuevas que uno aprecia en La Lola, pues la barra, las mesas y sillas se han conservado del bar anterior. Esto le da un aire decadente que, de entrada, no llama la atención a los turistas, pasando más desapercibido que otras vermuterías y haciendo de La Lola un reducto auténtico frecuentado por vecinos del barrio.

Así lo comprobamos cuando fuimos el pasado fin de semana. El local es pequeño y cuenta con una pequeña terraza aunque nosotros encontramos sitio dentro. Destacan sus conservas y su tapa con patatas fritas artesanas combinadas con mejillones y olivas, un bestseller el día que fuimos a La Lola. La caña está bien tirada y el servicio es autóctono y muy cercano, pues los responsables son conocidos en el barrio al regentar la vecina bodega Gracián. Esto resulta en un ambiente familiar y dog-friendly donde reina una atmósfera muy agradable.

En DolceCity Barcelona: La Lola

viernes, 6 abril 2018

Restaurante SALERO: Cocina exótica y ambiente de diseño en el Born de Barcelona

por Ariadna Alcañiz

La fusión entre la cocina mediterránea y la asiática es la base del restaurante Salero, en el Born de Barcelona. Ingredientes de proximidad, creatividad y un ambiente cuidado completan su propuesta.

En un antiguo almacén rehabilitado del Born de Barcelona se encuentra el restaurante Salero desde el año 1996. De blanco inmaculado, con la zona de la entrada con una amplia barra donde se puede tomar una copa cualquier día de la semana y al fondo la zona del comedor, el restaurante Salero fue de los primeros en modernizar este barrio de Barcelona mucho antes de que llegaran las tiendas de moda de tendencia y último diseño. Por eso, con más de dos décadas a sus espaldas se ha convertido ya en un clásico del barrio, aunque yo confieso que lo visité hace poco.

Fui allí con una amiga a comer su menú de mediodía, que es una fantástica propuesta en la zona pues por unos 15 euros puedes elegir entre alguno de sus platos más emblemáticos. Desde su hamburguesa de carne ecológica hasta su pad thai de gambas, pasando por sus gyozas caseras y sus rollitos de pato, la cocina del restaurante Salero del Born es un viaje a tierras lejanas con guiños a la cocina local, para gustar al público amplio y cosmopolita que lo visita a diario.

El restaurante Salero atrae tanto a turistas como a locales, muchos de ellos del ambiente bohemio de Barcelona. Al estar situado en el Born, muy cerca del Museu Picasso de Barcelona y Foto Colectània, se ha convertido en punto de reunión de los profesionales del ambiente artístico de la ciudad. Su ambiente de diseño cuidado, de blanco y con toques cálidos de madera y plantas naturales, hacen del Salero un espacio muy agradable, donde entregarse de lleno a su cocina, y a tu compañía.

En DolceCity Barcelona: Salero

martes, 27 marzo 2018

BISTROT LEVANTE: Cocina internacional libanesa-mediterránea en Barcelona

por Ariadna Alcañiz

En una bonita y tranquila plaza del Gótico encontramos Bistrot Levante, un local esquinero bañado por luz natural al que acudir de brunch, comida, cena o aperitivo con garantías.

Fue leer sobre el nuevo restaurante Bistrot Levante y querer ir ipso facto. Su cocina de fusión que mezcla influencias libanesas con mediterráneas, con platos apetisosos como la shakshuka, el hummus o el shawarma de cordero al vino tinto, rápidamente abrió mi apetito. ¡Qué casualidad cuando, unos días despúes, una amiga me llevó allí a tomar algo! Ubicado en una tranquila plaza del Gótico –sí, es posible-, donde también se encuentra el templo del café de Satan’s Coffee Corner, el Bistrot Levante es un pequeño oasis dedicado al buen comer y beber.

Con mi amiga, una tarde de invierno, tan solo disfrutamos de un té de calidad excelente. El café también lo cuidan porque en Bistrot Levante se preocupan por todos los detalles: desde los ingredientes de su cocina de fusión hasta la decoración del local, con toques industriales y otros cálidos y plantas naturales que siempren ayudan. El local dispone de dos zonas: la entrada, con una pequeña contrabarra que mira a la plaza para tomar algo rápido, y el comedor, con pequeñas mesas redondas algo juntas al estilo francés –por algo se llama bistrot-, y, al final, la zona del café.

Bistrot Levante se apunta a la fórmula versátil de ofrecer desde brunch a cenas y comidas, pasando por aperitivos y desayunos. Cualquier hora es un buen momento para visitarles y disfrutar de sus exquisiteces gastronómicas, aunque no abren cada día, merece la pena consultar sus horarios. Ah! Y si queréis en fin de semana, podéis reservar, así os aseguráis tener mesa pues no es demasiado grande. Yo tengo ganas de volver de brunch, sus tostadas, su shakshuka –plato que me enamoró en el Ugot-, sus huevos o su granola son algunas de sus especialidades que quiero probar… ¡pronto!

En DolceCity Barcelona: Bistrot Levante

siguiente página »