Información

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrar a los usuarios publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si se continúa navegando, consideramos que se acepta su uso. Puedes obtener información más detallada al respecto aquí


  

jueves, 16 noviembre 2017

ÓFIS: Cocina creativa a precios ajustados, y un estupendo menú, en el Raval

por Ariadna Alcañiz

Los responsables de Sifó son los responsables de este exitoso restaurante que, primero, nos conquistó con su menú de mediodía; y ahora hace lo propio también por las noches.

Cuando voy por el Raval y busco un sitio para ir a comer informal con los amigos, suelo optar por La Monroe. Sin embargo, desde hace algo más de un año, hay otro local muy cercano que también resulta una excelente opción: el Ófis, nuestro protagonista de hoy. Lo visité hace poco por el cumpleaños de una amiga y la verdad es que tanto por calidad como precio, me pareció un gran recurso en la zona. Así que si sois de los que vais por el Raval más profundo, tomad nota. El Ófis es el restaurante de los mismos responsables del Sifó, un bar que ocupa el contiguo local –donde hace años vivía el Stramonium, local de copas emblemático de mi época universitaria- y cuyo equipo ha gestionado proyectos como el restaurante del teatre Grec.

Desde hace unos años demuestran su sapiencia en la cocina desde este rincón del Raval que se hizo famoso por su menú de mediodía a buen precio, pues presentan recetas creativas con producto de temporada, con un postre casero y generosa bebida por 11 euros. Desde hace ya más de un año han decidido extender su horario también por la noche para presentar una carta de platos y tapas pensados para compartir, como hicimos nosotras.

Pude probar varias de sus especialidades y todo nos gustó. Para haceros una idea, podréis escoger entre platos originales como su mantou de camarones hasta otros más trillados como su ensalada de bacalao o el tataki de solomillo, que aquí versionan con pistacho y katsobushi. El ambiente es informal, en un local alargado de altos techos donde lo que más destaca es la simpatía de su amable staff y el mobiliario, con muchos objetos a la venta. Ya sea por el mediodía o por la noche, el restaurante Ófis es uno de los locales del Raval a tener en cuenta.

En DolceCity Barcelona: Ófis


viernes, 3 noviembre 2017

REKONS: Buenas empanadas caseras en la antigua Granja Canigó de Barcelona

por Ariadna Alcañiz

Este bar informal de Sant Antoni seduce por sus buenas empanadas argentinas, de las que presentan una gran variedad. Disponen de otro local, el original, en el Poble Sec de Barcelona.

En la mítica Granja Canigó –sí, la que vio crecer al catódico cinéfilo Jaume Figueras- desde hace un tiempo podemos disfrutar de la oferta de Rekons, un proyecto catalano-argentino que tiene en las empanadas caseras su mayor baza. Rekons empezó en Poble Sec pero, más tarde, pasó a ocupar también este establecimiento emblemático de Sant Antoni que goza de muy buena vida, sea la hora que sea. Se trata de un local muy agradecido, pues hace esquina –Floridablanca con Urgell- y está todo abierto a la calle, con una amplia terraza, siempre animada, que llama la atención del transeunte. Recuerdo que este verano, siempre que pasé por delante estaba en plena ebullición, a diferencia de muchos otros negocios vecinos que deben mirar a Rekons con envidia.

Una de estas noches de verano decidí probar su oferta. Creo que ya conocía Rekons de antemano de algún evento pero nunca está de más volver a probar cosas buenas. Porque las empanadas que elaboran artesanalmente en Rekons, sin duda, son delicatessen que, además, responden a la regla de la triple B: bueno, bonito y barato. Empanadas de sabores originales y curiosos, con interesantes combinaciones de ingredientes, tanto de carne como vegetarianas, componen una oferta muy atractiva a precio a dos euros la unidad. Una excelente relación calidad-precio que explica, en parte, el éxito de Rekons en Sant Antoni.

Yo probé tres variedades y todas me gustaron; además, comprobé que era ración suficiente para cenar, aunque en Rekons presentan otras propuestas. Por ejemplo, sus ensaladas, su kilombo –su versión del plato combinado con ensalada y empanadas a elegir-, así como bocadillos gourmet. Para rematar, o para desayunar si se prefiere, también elaboran tartas caseras y muffins para chuparse los dedos. Y todo ello en un ambiente informal y distendido, con encanto, por el heritage que defiende este mítico local de Sant Antoni que, sin duda, ha sabido llegar al público del siglo XXI.

En DolceCity Barcelona: Rekons

jueves, 26 octubre 2017

MORROW Coffee roasters: Nueva meca del café de autor en Barcelona

por Ariadna Alcañiz

Cerca de Plaza España, acaba de abrir una nuevo espacio dedicado al mejor café: Morrow. Con su interior de aire industrial y gráficos en las ventanas, emana aroma hipster y buen diseño.

Hace unos días, cuando volvía de visitar la exposición de Andy Warhol en Caixaforum, me crucé Morrow, una nueva cafetería de autor ubicada en la Gran Vía, cerca de Plaza España. Diría que era su inauguración, pues había multitud y ánimo festivo; además, que no me sonaba el local. Un espacio, por cierto, muy atractivo, que llama la atención por su buen diseño, y grandes ventanales que lo abren a la calle y muestran su interior de aire industrial muy bien resuelto. Las lámparas de diseño y los toques de hierro contrastan con las mullidas butacas para un espacio donde se viene a relajar o a tomarse un café rápido sentado en su contrabarra. Porque aquí lo que uno viene a hacer es tomar café, pues son especialistas, además de tostadores de sus propios granos y variedades.

En Barcelona encontramos grandes referentes de café de autor como Satan's Coffee, uno de los pioneros, así como el Onna Café en Gracia. Morrow viene a ocupar el hueco en la zona de Plaza España, donde diría que no había llegado todavía la tendencia. Ellos mismos se definen como una cafetería no ordinaria, pues introducen técnicas nuevas al apasionante universo del café como aeropress, chemex y V60, con las que se consiguen otras intensidades y resultados. Yo todavía no he probado su café, pero si sois unos auténticos amantes del café, no hay duda de que se impone una visita para descubrir cómo o trabajan aquí.

¿Y cómo te suena un matcha latte? Puedes probarlo en Morrow, pues también presentan especialidades más allá del tradicional café para los paladares más aventureros. Y esto es solo el principio, pues seguro que sus expertos baristas ya están trabajando en nuevos sabores que ofrecer a su clientela internacional. El Morrow es un sitio cosmopolita, empezando por los que trabajan ahí, pero gracias a su buen y cálido diseño también resulta acogedor. ¡Bienvenido!

En DolceCity Barcelona: Morrow Coffee

 

martes, 24 octubre 2017

CAFÉ CLÁSICO: Un oasis de tranquilidad en el Born de Barcelona

por Ariadna Alcañiz

Con su terraza frente a la Estació de França y su acogedor interior, este es un café donde desconectar en base a sus dulces y pasteles junto a una buena taza de café en un ambiente internacional.

Siendo uno de los barrios más turísticos de Barcelona, en el Born abundan los locales franquiciados, especialmente de ocio y comerciales, por lo que cada vez va perdiendo más su carácter original. Por eso, siempre que descubro algún negocio personal y con encanto, trato de compartirlo con vosotros, para reivindicar este Born más auténtico, que es el que a mí me gusta. El Clásico es un ejemplo más de esta voluntad, pues se trata de un café acogedor y con encanto, con una tranquila terraza frente de Moi Store y de la Estació de França, que es un buen sitio para empezar la jornada con un buen café o recuperar fuerzas con un bocadillo deluxe al mediodía en un ambiente internacional.

Lo visité hace unos días, la mañana de un domingo, y la mayoría de comensales eran extranjeros; aunque no todos turistas, pues también detecté expats vecinos del barrio, que vienen aquí para un desayuno especial en base a su buen café y pastas dulces tentadoras. A pesar de haber sitio en la terraza, opté por tomar mi café en una mesita de dentro, pues el ambiente es acogedor y agradable, con un buen hilo musical. Elegí un croissant clásico para compañar pero me llamó la atención la variedad de opciones: croissant de manzana o relleno de grosella eran otras combinaciones posibles en el café Clásico, además de brownies, carrot cake y otros pasteles que tenían una pinta deliciosa.

Aquí cuidan el deseayuno y también ofrecen açai bowls y bocadillos salados, que también puedes disfrutar al mediodía, cuando el Clásico se convierte en un buen sitio para descansar y reponer fuerzas en medio de la jornada. El café cierra a las 20 h, por lo que se trata de un sitio eminentemente diurno, que ya es necesario en el Born, pues se trata de un barrio con abundancia de locales de noche, pero no tantos que cuiden nuestro desayuno. Para empezar bien el día.

En DolceCity Barcelona: Clásico

 

viernes, 13 octubre 2017

Restaurante PUERTO CHICO: Tapas de siempre y buen producto en la Diagonal de Barcelona

por Ariadna Alcañiz

La llamada “barra del Boca” ofrece una cocina de mercado ejecutada con materia prima de calidad y una carta con tapas de siempre, a degustar en su fantástica barra o amplio salón interior.

Hace unos días, tras una sesión de compras para el hogar en la Diagonal de Barcelona, con visita obligada a Maisons du Monde, Habitat y Pilma, decidimos recuperar fuerzas por la zona. No fuimos lejos pues acabamos en el restaurante Puerto Chico, que ocupa el anterior Miguelitos, un restaurante que me sedujo en su momento por su fórmula de tapas clásicas elaboradas con ingredientes de primera. Puerto Chico, del mismo grupo que el exitoso Boca Grande, presenta una oferta parecida y, de hecho, mantiene varios de los elementos que destaqué en su momento de Miguelitos.

Para empezar su fantástica barra. El local es muy amplio y se puede permitir una barra de casi 360º en la que no solo comer cómodamente sino también exponer los productos frescos y de temporada que exhiben, orgullosos, desde el restaurante. Como solo queríamos picotear algo –y somos gente de barra-, nosotros cenamos aquí pero el local dispone, al fondo, de un amplio comedor en el mismo estilo informal, de aire cañí y andaluz que la zona de la entrada y, también, de unas mesas altas y reservados, si no se desea comer mirando al frente de los camareros dentro de la barra.

El interiorismo del local, obra de Lazaro Rosa-Violán, te transporta a un local de tapas del sur de España, al igual que la carta que presenta especialidades andaluzas como su fritura. La pedimos, y nos gustó, como también los ostrones frescos, de gran sabor. Y es que en Puerto Chico también trabajan con muy buen producto, otra de las similitudes con el extinto Miguelitos.

También comparten un buen steak tartar y un servicio amable y atento, que nos sorprendió, pues lamentablemente no es habitual en Barcelona. Es cierto que visitamos el restaurante una noche, pronto, de entre semana, pero que te atendieran tan solo vaciarse tu copa, o que nos sirvieran los sucesivos platos al ritmo perfecto, sin tener que esperar, dice mucho del savoir faire del restaurante Puerto Chico. El único pero es que no se trata de un sitio económico, pero se entiende si tenemos en cuenta la zona en la que nos encontramos, los fastos del local y que Barcelona es una ciudad cara. A tenerlo en cuenta en la zona.

En DolceCity Barcelona: Puerto Chico

siguiente página »