Miércoles, 30 Mayo 2018

Adiós DolceCity Barcelona, ¡gracias por tanto!

por Ariadna Alcañiz
Hoy me despedido de DolceCity Barcelona. Tras once años escribiendo recomendaciones para disfrutar de lo mejor de nuestra bonita ciudad, ha llegado el momento de emprender nuevos caminos.

És l’hora dels adéus i ens hem de dir adeu-siau… Así empieza una de las canciones populares que aprendí de pequeña y es lo primero que me ha venido a la mente para iniciar mi despedida de DolceCity Barcelona. Justo cuando se cumplen once años desde que iniciamos este proyecto en junio de 2007, con más de 2.000 posts escritos, finaliza mi colaboración en este blog pionero que nació con cinco autores con el objetivo de presentar lo mejor de Barcelona bajo nuestro prisma personal.

Ha sido un auténtico placer compartir mis recomendaciones y hallazgos, ya fueran restaurantes auténticos como Arume, tiendas con encanto como Eliurpí –que, en breve, cambiará de local- u hoteles con vistas increíbles como La Florida. Es cierto que escribir de lunes a viernes se puede convertir en algo arduo a veces, pero ha tenido recompensas fantásticas, como el conocer a muchas de las personas que están detrás de los negocios que os presentaba, como Núria de Macarons Enric Rosich o Natàlia de la peluquería Compte, a quien siempre agradeceré su cariño. O la respuesta masiva a algunos de mis posts con más visitas, que se convirtieron en virales, como las 20 señales que demuestran que eres un barcelonés auténtico o cuando me aventuré a imaginar los 10 sitios de moda del año 2015, acertando en varias de mis predicciones.

Lo mejor de DolceCity Barcelona ha sido la total libertad que me han dado siempre a la hora de escribir; esto ha hecho que sea un proyecto muy especial y muy honesto y agradezco a todo el equipo la confianza en todos estos años. Muchas cosas han cambiado en este tiempo, como yo misma. Empecé aquí cuando justo empezaba mi carrera como periodista y DolceCity me ha permitido crecer y cultivar mi curiosidad, tener los ojos siempre bien abiertos y mantenerme al día de lo que sucede en Barcelona. Estoy segura que continuaré anotando sitios nuevos y singulares que compartir. Los buenos hábitos no hay que perderlos.

¡Muchas gracias por acompañarme!