Miércoles, 8 Enero 2014

EL RECIBIDOR: Muebles y decoración vintage en Barcelona

por Ariadna Alcañiz
Tres socios apasionados del vintage en mobiliario y decoración arrancaron este proyecto hace más de un año en Sant Antoni. Y se ha convertido en visita obligada para todo amante de lo retro.
Antes de empezar a relatar las bondades de El Recibidor, nuestro protagonista de hoy, una advertencia: es una tienda a media jornada por lo que es interesante cerciorarse antes de su horario para no llegar y encontrarse con la persiana bajada, como me ha pasado a mí en más de una ocasión. Abre por las tardes, a partir de las 16 h, menos el sábado que está todo el día operativa. Si no te va bien, siempre puedes visitar su tienda online –con unas fotos exquisitas- para hacerte una idea de lo que venden: Mobiliario y objetos de decoración vintage en perfecto estado, con la atención puesta en los años 50, 60 y 70, sobre todo, dentro del estilo danés.


Líneas puras, formas limpias, mucha madera, metal y un aire retro irresistible caracterizan la mayoría de piezas de su catálogo, un auténtico homenaje al estilo de décadas pasadas. Por algo se nota que este negocio surge de la pasión; la pasión de dos de sus fundadores por los muebles vintage a nivel personal lo que les animó a compartir sus hallazgos con el resto de mortales a través de este escaparate.


Y no solo tienen ojo en localizar piezas con magia; sino también en presentarlas. La tienda física en Sant Antoni es un bonito oasis donde el tiempo se detiene y los objetos respiran a su antojo, permitiendo al visitante que se impregne de un estilo de vida aparentemente lejano que vuelve a estar a su alcance. Las lámparas y los muebles recibidor son algunos de sus productos estrella pero lo cierto es que todas las piezas tienen algo. Una tentación sin fin!

En DolceCity Barcelona: El Recibidor

El Recibidor ( Ver plano )

Carrer de Calàbria, 85
Tel: 935304221
Web: www.elrecibidor.com

El Recibidor nace de la pasión de dos amigos, Gerard y Antonio, por la estética vintage cuando decidieron compartir sus hallazgos con el resto de morales. Luego se les unió Jorge en un negocio especializado en muebles de los 50,60 y 70 de estética danesa.