Lunes, 5 Diciembre 2011

La FÁBRICA MORITZ renace en Barcelona como centro gastronómico

por Ariadna Alcañiz
Ayer se celebró una jornada de Puertas Abiertas en la renacida fábrica de la cerveza Moritz, marca fundada en Barcelona en 1856. Una ocasión perfecta para conocer los entresijos de este nuevo centro.
Aunque hasta el día 12 de diciembre no habrá inauguración oficial ayer domingo los barceloneses estábamos invitados a conocer por dentro la renacida Fábrica Moritz, que ocupa tres números en la Ronda Sant Antoni. Como siempre saben hacer desde Moritz, la jornada de Puertas Abiertas fue toda una fiesta y fuimos muchos los que animamos a brindar con la bebida dorada por la recuperación de este icono de Barcelona que se reinventa como centro gastronómico y cultural, mientras bailábamos al ritmo de salsa.


Sin prisa pero sin pausa, hace unos años que Moritz ha ido creando una fuerte imagen de marca vinculada a Barcelona
y este nuevo paso, definitivo, en su trayectoria no hace más que confirmar que quieren apostar por la Ciudad Condal. Y es que la rehabilitación de la antigua fábrica de cerveza ha supuesto unos 7 años de espera y una inversión de 30 millones de euros, contando con el reputado arquitecto Jean Nouvel como responsable del proyecto.


No hay duda de que se trata de una obra faraónica que está llamada a cambiar la zona de Sant Antoni.
Junto al reconvertido Mercado puede convertirse en todo un foco gastronómico gracias a las distintas facetas que presentará. En el nuevo espacio que abrirá sus puertas el día 12 no solo se podrá degustar cerveza artesanal elaborada in situ, sino que también se podrá acompañar la bebida de algún bocado de distintas influencias –desde choucroute alsaciana hasta mejillones al papillote y pescaíto frito-.


Este es el primer paso pero más adelante se potenciará el aspecto gastronómico con la apertura dentro de un mes de un bar de vinos con unas 400 referencias. Le seguirá una tienda oficial, un horno de pan de calidad, y, finalmente, para el mes de marzo, un restaurante de nivel a cargo del chef Jordi Vilà, del estrellado restraurante Alkimia.


Un proyecto muy completo que se desarrollará en las antiguas instalaciones de la fábrica Moritz que ahora han sido reinterpretadas por el mago de la luz que es el arquitecto galo Jean Nouvel. En este proyecto ha querido preservar el legado del edificio original aunque haciéndolo dialogar con referencias actuales. Durante la jornada de Puertas Abiertas pudimos recorrer la planta sótano del local donde se halla la microcervecería y otros espacios, como la Sala 39, cuya función no me quedó demasiado clara. Los muros de ladrillo, las vigas de acero y los viejos corredores conviven aquí con los tanques de hormigón y las cubas de acero dejando claro el pasado industrial del edificio.


También el suelo de mosaico recuperado atestigua el más de siglo y medio de vida de la construcción y luce como nunca gracias a los efectivos juegos de luz y espejos creados por Jean Nouvel. En la planta baja, donde se halla la cervecería, es la espectacular barra de estaño la que da la bienvenida al visitante adornada con los esbeltos surtidores diseñador por el francés. Son estos toques contemporáneos, como el genial jardín vertical del patio interior diseñado por Patrick Blanc, los que consiguen llevar a la Fábrica Moritz al siglo XXI de forma envidiable. ¡Por muchos más años como cerveza de Barcelona!

En DolceCity Barcelona: Fábrica Moritz

Fábrica Moritz ( Ver plano )

Ronda de Sant Antoni,41
Tel: 934260050
Web: www.moritz.cat

Tras más de 7 años de obras y otros tantos cerrada reabre sus puertas la Fábrica Moritz, fundada en 1856. Ahora se presenta como un centro gastronómico diseñado por Jean Nouvel donde degustar cerveza artesanal, tomar tapas, comprar pan de calidad, etc...