Miércoles, 28 Julio 2010

BELLAMIA: El gelato italiano de Barcelona

por Ariadna Alcañiz
En un pequeño local del Born cerca de Santa Maria del Mar se encuentra esta deliciosa heladería italiana que sigue fiel a la elaboración tradicional y artesanal del gelato. Para pecar con gusto.
Hace unos años descubrí esta heladería italiana de la mano de toda una experta en la materia: una amiga que había estado de Erasmus en Roma, por lo que su recomendación fue seguida a pies juntillas. Y la verdad es que acertamos de lleno pues a través de un helado de Bellamia es fácil trasladarse momentáneamente a Trastevere y rendirse al buen hacer italiano en materia de helados.

Hacía tiempo que no me pasaba por allí pero este fin de semana pasado, paseando con un amigo irlandés de visita en la ciudad, quise enseñarle lo mejor de Barcelona y finalizamos nuestro recorrido por el Born con una parada en Bellamia. Hay que conocerla porque está algo escondida en una callejuela cerca de Santa Maria del Mar y con su estética discreta en colores neutros que recuerda a una antigua lechería lo cierto es que desde fuera no llama demasiado la atención. Una vez dentro, sin embargo, con el suculento mostrador ante ti, uno ya intuye que se encuentra en una gelateria auténtica pues los sabores están todos en la lengua de Dante. Fiordilatte, bacio, fragola, panna cotta... gustos tradicionales elaborados con ingredientes frescos que destacan por una textura cremosa y compacta que sólo los italianos saben conseguir.


Mi amigo se decidió por un helado de café, que estaba muy bueno, mientras que una servidora hizo frente al calor con un refrescante helado de melón, delicioso. Además los precios no son abusivos y el personal es de lo más amable y servicial. En la zona existe mucha competencia pero, hazme caso, dirígete a Bellamia y no te arrepentirás.

En DolceCity Barcelona: Bellamia

Bellamia ( Ver plano )

Carrer de l'Espaseria, 14
Tel: 933104210
Web: www.bellamiagelateria.it

Bellamia es una heladería italiana que tiene presencia en Barcelona a través de este pequeño local del Born. ¿Su punto fuerte? Una elaboración artesanal que resulta en la textura cremosa y compacta propia del mejor gelato italiano.