Sábado, 26 Julio 2008

Pete Weber en Bowling Pedralbes Barcelona, 2 partidas de 300

por Ivana Muntán
Decir difícil es decir poco. Conseguir 24 tiradas perfectas seguidas es impresionante. ¿Cómo mantener el tipo y tener la suficiente sangre fría para aguantar la presión? Ver para creer...

Ésta es una de esas cosas que sólo se ven una vez en la vida. Como un eclipse total, una lluvia de meteoritos o el primer amor, si tienes posibilidad de vivirlas puedes sentirte la persona más afortunada del universo.

Parece mentira, pero es tan cierto como que ahora me dispongo a contarlo. La semana pasada os hablaba de la celebración del Torneo de Bowling Ciutat de Barcelona y comentaba la posibilidad de ver alguna partida perfecta (una puntuación de 300, 12 strikes seguidos)

Pues me quedé muy corta. ¿Alguna vez volveré a ver dos partidas perfectas seguidas? Eso es lo que hizo el norteamericano Pete Weber (hijo del también legendario jugador de bolos profesional Dick Weber) en la pista 4 y en la pista 6 de Pedralbes. Sin despeinarse. Como quién no quiere la cosa, practicando un bowling que, visto desde fuera, parece la mar de fácil. Sólo el que lo practica sabe lo complicado que es hacer algo semejante.

#video#

Ante los vítores del público y el asombro general, este jugador profesional hizo repetir el concepto del perfect game a través de los altavoces de la bolera para deleite de todos los que estábamos congregados allí observando la última tirada y rezando para que se diera el pleno. Weber, de espaldas, sin mirar después de haber tirado y muy seguro de sí mismo, celebraba el último strike antes de que la bola llegara a los palos y los masacrara

Y aunque ya habíamos tenido la oportunidad en esta edición de ver una partida perfecta de Robert Andersson (el ganador del certamen 2007), el logro de Pete Weber será inolvidable para muchos de nosotros.

Irremediable. Gane o no gane el torneo, aquí, entre los jugadores de bolos locales, tardaremos en poder hablar de otra cosa.