Viernes, 11 Julio 2008

Gelateria italiana Pagliotta, caprichos helados en el Gótico

por Ivana Muntán
Dos tradiciones que se conjugan en un producto de máxima calidad: un proceso de elaboración traído de Italia y los mejores ingredientes de nuestra tierra. ¿El resultado? Helados frescos exquisitos.
En mi primer viaje a Italia obtuve la certeza que hacía ya unos años que estaba acariciando. Los mejores helados del mundo, son los italianos. Allí estaba yo, con un enorme helado de frambuesa y menta (mis combinaciones no son siempre recomendables pero a mí me parecen deliciosas) batallando contra el calor mientras esperaba que mi pareja bajara del Campanile de la Catedral de Florencia (a pesar de las vistas, mi vértigo me impidió acompañarle).

Hace ya un tiempo de mi primer contacto con la heladería italiana pero no fue hasta hace un par de semanas que recordé este detalle delicioso. Y fue cuando un amigo me llevó a tomar un helado a la Gelateria Pagliotta que recordé aquel sabor que había percibido frente a la catedral florentina. Sublime.


En la Gelateria Italiana Pagliotta tienen una larga tradición en la cultura del helado y en la fabricación de un producto natural exento de colorantes, aromatizantes y conservantes artificiales. Leche y nata fresca, frutos secos tostados por los heladeros de Pagliotta y fruta fresca de los mejores mercados, son las materias primas de las delicatessen que allí podemos disfrutar.

¿Variedades? Sabores mil: avellana de Reus, stracciatella, yogur con moras, ron con pasas de Málaga, torroncino con almendras de Tarragona, albaricoque, mandarina, cereza, pera de San Juan, níspero, crema Baileys, hojas de menta, marc de cava, menta con chocolate, miel de romero...

En resumen: Deliciosos helados a la italiana con las mejores materias primas de nuestra tierra. ¿Se puede pedir más?

En DolceCity Barcelona: Gelateria Italiana Pagliotta

Gelateria Italiana Pagliotta ( Ver plano )

Carrer de Jaume I 15
Tel: 933105324
Web: www.pagliotta.com

En la Pagliotta tienen una larga tradición en la cultura del helado y en la fabricación de un producto natural exento de colorantes, aromatizantes y conservantes artificiales. Leche, nata, fruta fresca y frutos secos recién tostados son el secreto.