Viernes, 14 Marzo 2008

Single Tree Double Tree, en la Galería Safia

por María Padín
Aviso, apunte confesional. Estos días ando como alma en pena, aunque con una gran dosis de mala leche, porque me quedo sin vacaciones de Semana Santa. Y aparte del gusto que dan unos días de asueto laboral, me fastidia doblemente porque me pierdo un viajecito exprés hasta mi pueblecito de la sierra malagueña en la época del año en la que más me apetece visitarlo.

Es primavera, todavía hace fresco, y al asomarme a mi terraza veo el despuntar verde del campo, cada vez más mermado por la peste del ladrillazo. Quién sabe si el año que viene restará libre de casas algún centímetro cuadrado y un aire límpido. Así que para mitigar la nostalgia me he acercado hasta Gracia para contemplar los cuadros que Daniel Tousignant exhibe bajo el enigmático (o literal, según se mire) epígrafe de Single Tree Double Tree.

Las pinturas de este artista de San Francisco nos trasladan a un paisaje anclado en un tiempo remoto aunque muy presente, como si de un Edward Hopper bucólico se tratase. Cielos azules vibrantes cuajados de nubes, prados y horizontes inmensos salpicados de árboles extrañamente solitarios, que evocan soledades sosegadas.

Y allí, acompañada de esos cuadros azarosamente familiares, encontré un momento de calma para acallar demonios interiores que me azuzan por mis malas decisiones. Sí, la exposición versa sobre retratos paisajísticos, pero encierra mucho más si te dejas llevar por esas “ramas cargadas de hojas del verano, que reflejan la belleza y la vulnerabilidad que tienen las cosas vivas”, tal y como resume el autor.

Daniel Tousignant: Single Tree Double Tree
Hasta el 18 de abril de 2008
Galería Safia