Viernes, 28 Septiembre 2007

Fantastik, el templo del kistch

por María Padín
Si tienes que regalar algo original no lo dudes y pasate por esta tienda. Ofrece articulos dispares y traidos de los lugares más exóticos que puedas imaginar.
Kitsch, dícese de un objeto artístico: pretencioso, pasado de moda y considerado de mal gusto. Eso es al menos lo que dice el Diccionario de la Real Academia sobre ese vocablo de pronunciación confusa. Pues qué pasa, a mí me va lo kistch. Y sí, puede ser incluso hortera, pero también supone una intención de querer tomarse la vida con sentido del humor.

Una buena receta para animar tu estado de ánimo es darle un toque kistch a tu hogar. No todo van a ser muebles de diseño, electrodomésticos de alta tecnología y adornos sofisticados. En una casa siempre hay cabida para ornamentos fuera de lo establecido, sin sentido ni utilidad aparente, donde la mesura brille por su ausencia y se vea suplantada por rachas de ingenio vestidas de colores estridentes y plástico, mucho plástico. Y Fantastik es el mejor lugar par hallar este estilo.

Esta tienda parace un bazar multiétnico en el que encontrar todo tipo de objetos de uso cotidiano pero con una vuelta de tuerca sorprendente. Venden de todo, accesorios para el baño y la cocina, juguetes excéntricos, papelería de fantasía y imaginería religiosa, y de las procedencias más exóticas que puedas alcanzar imaginar, Vietnam, Ghana, Irán o Dubai están entre sus proveedores.

Algunos de mis favoritos son una huevera con capacidad para ¡dos huevos! en plástico rosa, desde luego ideada para Ken y Barbie, un despertador mezquita, inefable su alarma, y un dispensador de dentífrico iraní, un mecanismo bizarro para colocar la pasta en tu cepillo sin necesidad de apretar el irritante tubito.

En DolceCity Barcelona: Fantastik

Fantastik ( Ver plano )

Carrer de Joaquín Costa, 62
Tel: 933013068
Web: www.fantastik.es

Bazar multiétnico en el que encontrar todo tipo de objetos de uso cotidiano pero con una vuelta de tuerca sorprendente. Venden de todo y de las procedencias más exóticas que puedas alcanzar imaginar, Vietnam, Ghana, Irán o Dubai.