lunes, 10 octubre 2016

Mojitos, daiquiris y otros cócteles de nivel en Sotoverde en Madrid

por Jano Remesal

Afterwork de nivel, quedar con los amigos para ver el fútbol… cualquier excusa es buena para tomarse un combinado original, o al menos para probar una buena carta de cervezas.

Hay relativamente pocos sitios especializados en cócteles en el centro de Madrid. Sí, en muchos te ponen los gin tonic con verduras, o tienen una copa especial de la casa, o un trago original… pero poco más. En Sotoverde sí saben cómo hacer todo tipo de bebidas tanto alcohólicas como no alcohólicas, y se agradece.

Hay dos momentos álgidos para ir a este lugar. Uno es cuando hay fútbol, pues tienen los partidos en buenas pantallas y las sillas son cómodas para pasar unas cuantas horas ahí sentado. Además empezar tomando algo durante el partido y luego seguir tomando unas copas o unos cócteles de nivel es siempre una gran idea para un sábado o un domingo.

El otro momento para el que parece que está pensado este bar más bien nocturno es para el afterwork. De nuevo es una gran idea empezar directamente sin quitarse la corbata y seguir hasta que el cuerpo aguante o hasta que creamos que ya está bien porque mañana hay que madrugar.

Cócteles criollos, mojitos, daiquiris, cervezas de importación… y un detalle, todo acompañado de un pequeño picoteo, de algo para hacer esponja y que apetezca tomar algo más al terminar nuestra primera ronda. Lo dicho, es un lugar para pasar un largo y buen rato en compañía. Y para probar tragos que no en todos los sitios se pueden probar. Y también vinitos y raciones de nivel y en cantidades más que aceptables, ojo, aunque no creo que esté tan pensado para comer como lo está para beber.

Mención aparte el trato al cliente, que más que un cliente parece un amigo al rato de estar allí. Nada de malas caras ni tardanzas innecesarias, todo fluye como la seda. Eso sí, no es que sea barato, y dependiendo de la hora puede haber ruido de más.

En DolceCity Madrid: Sotoverde


lunes, 12 septiembre 2016

Copas con dj en zona privada en el ambiente internacional de Éccola en Madrid

por Jano Remesal

Nivelazo. Esa es la palabra que se le ocurre a cualquiera que entra en este modernista y minimalista rincón de lujo en una de las mejores zonas de la capital.

El barrio de Salamanca es sinónimo de lujo y alto nivel de vida, siempre lo fue y lo seguirá siendo por rincones como Éccola. Ya sea para comer o para beber, aquí se va siempre para ver y ser visto.

Estamos en un lugar que abre pronto (alrededor del mediodía) y cierra tarde (más allá de la medianoche) así que nos ofrece comer, cenar, tomar algo entre horas o empezar con las copas. Durante el día es un restaurante de menú de calidad y asumible, en el entorno de los 30 a 40 euros si no buscamos vinos de nivel, etc. Cocina internacional, variada, y presentada con lujo y modernidad. Sí, eso quiere decir que las porciones no son enormes...

Durante la noche es un salón no de baile pero casi, con sesiones de dj residente de nivel, no muy chill out pero evidentemente tampoco para arrancarte a darlo todo. Buscan crear un ambiente selecto, relajado, que vaya dando paso a ganas de seguir la noche en otro local nocturno.

Conceptos como slow food, minimal, juegos de luces o coctail adquieren su máxima expresión en un espacio abierto, amplio y con poca luz, como pensado para la comodidad, para estar mucho tiempo y pedirse otra ronda de lo que sea. De hecho, los sofás y sillones amplios son habituales en su interior, con mucho cojín y mesas más bajas de lo habitual. La calidez de los materiales invitan a relajarse.

Eso sí, este rincón que podría ser de Londres, NY o Shanghai está más que de moda, así que mejor reservar si no queremos arriesgarnos a ir para nada.

En DolceCity Madrid: Éccola

miércoles, 27 julio 2016

Copas de tranqui en el centro de Madrid en Donde Chelo

por Jano Remesal

Una copilla rápida es un plan más que habitual en Madrid, y más cuando llega el buen tiempo. Tener cerca uno de esos sitios donde poder tomarla sin ataduras es imprescindible.

Partimos de la base de que este lugar es más un restaurante que un bar de copas. Ponen de comer y de cenar, en plan tapas, rápido y dicen que rico, desenfadado, pero yo voy a centrarme en lo que conozco, en un lugar de copas a media tarde.

Lo primero la zona, cerca del centro, junto a Huertas, pero también cerca de la zona de Atocha, incluso del Retiro a un paseo. Un primer punto a favor. Lo segundo el trato, no sé si se llama Chelo de verdad pero la dueña (o camarera con derecho a mandar) es una de esas jefazas que se encuentra uno de tanto en cuanto al salir por Madrid. Rígida pero amable, acabas de risas con ella a la menor oportunidad.

El horario hace que salvo a media tarde (entre las 5 y las 8 más o menos) esté siempre que quieras abierto. E incluso si apuras la comida puede ser que no cierre y ya empalmes con la tarde-noche. Eso hace que este sitio sea perfecto para esa primera copa antes de salir de fiesta o para ese encuentro entre amigos en el momento afterwork.

No tiene terraza porque esta calle es muy estrecha, pero sí pone unas sillitas y una mesita para salir a echar un cigarro o para estar un rato tranquilo ahí fuera. Las copas son de calidad y baratas, y más de una vez se ha dado el caso de que aparezca alguien que decida dar un concierto improvisado de voz y guitarra, o que te encuentres de repente con un conocido que hace mucho que no veías, Sí, en un sitio de esos.

Y por si fuera poco, también es galería de arte improvisada para artistas que están empezando. Si algo te gusta, lo compras.

En DolceCity Madrid: Donde Chelo

viernes, 15 julio 2016

Aprende a tirar bien una caña en Taller de tiraje Mahou en Madrid

por Jano Remesal

Una caña bien tirada es un lujo no al alcance de todo el mundo, por desgracia, y sobre todo no al alcance de todos los camareros. Que no te pase a ti depende de ti.

Soy muy de Mahou, empecemos por ahí. Eso quizá haga que no sea muy imparcial cuando hablamos de sitios como su nuevo taller de tiraje, pero no lo puedo evitar.

Este es un plan a medio camino entre la celebración con colegas y el salir a cenar y tomar unas cañas. Lo primero porque efectivamente es una actividad, en concreto la actividad de aprender a tirar bien una caña de cerveza, que sin duda tiene su ciencia y no siempre se cumplen los parámetros de calidad que busca el buen bebedor. Y lo segundo porque también hay para picar y por supuesto para tomar una cervecita o ahí mismo o muy muy cerca. Es decir, un dos en uno en toda regla.

Es un concepto itinerante que ahora visita Chamberí, pero que puedes buscar por toda la ciudad de Madrid. Es una clase magistral, pues te enseñan los secretos de la birra, desde de qué se compone hasta porqué tiene ese color, textura o aroma, o porqué hay que tirar de tal manera la cerveza para que esté tan rica como se merece.

Los talleres son gratuitos pero hay que pedir cita y hora, porque aunque hay muchos y no duran mucho, suelen petarse en horas punta. Además no llenan los talleres con las reservas, de forma que puedas encontrar un sitio si eres de la zona y pasas por allí despistado y sin saber muy bien qué hacer.

Puede sonar un poco friki, incluso un poco postureo, pero lo importante es que es divertido, de las pocas cosas divertidas y gratuitas que se pueden hacer en el centro de Madrid.

En DolceCity Madrid: Taller de Tiraje Mahou

viernes, 1 julio 2016

Humor Amarillo llega a Madrid con Humor Amarillo The Race

por Jano Remesal

Sí, Humor Amarillo. Rechaza imitaciones que se ven por ahí y que no acaban de convencer, ahora toca vivir las mismas pruebas con las mismas risas que el original.

Ya hay algunos sitios que dicen que te permiten vivir las pruebas de Humor Amarillo en primera persona, pero realmente son fakes, imitaciones algo burdas y de bajo presupuesto que ni tienen el encanto ni producen las mismas sensaciones de regreso al pasado que esta apuesta definitiva por el regreso del mítico programa de Telecinco.

La idea es tan simple como efectiva: cada cierto tiempo organizan una competición, siempre en diferentes sitios pero hasta ahora siempre en Madrid. Tú te apuntas para la fecha que te mejor te viene y a partir de ahí ello se encargan de todo: más de 15.000 metros para desperdigarse,las pruebas más características del programa una tras otra,los personajes que todos recordamos muy presentes: Takeshi, el reportero, los sumos, etc y con avituallamiento, desplazamiento (en bus), guardarropa y camiseta conmemorativa incluidos en el precio.

Hay diferentes precios porque hay diferentes categorías (individual, grupo pequeño y grupo grande), pero en todo caso permite que cualquier bolsillo se pase un día para recordar largo tiempo con sus amigos. Sí, tú también estás pensando lo mismo que yo: es un planazo ideal para despedidas de soltero.

Otro punto a tener en cuenta en este tipo de divertidas salvajadas es la seguridad. Cuentan con todos los permisos, certificados y garantías. Es evidente que alguno puede salir magullado, pero siempre dentro de un control absoluto que hace que los golpes forman simplemente parte del espectáculo. Además conocerás a mucha gente (porque evidentemente los eventos no son privados sino compartidos con más grupos) y te llevarás recuerdos en forma de fotos de esas que luego salen a la luz años después.

En DolceCity Madrid: Humor Amarillo The Race

« página anterior | siguiente página »