Información

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrar a los usuarios publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si se continúa navegando, consideramos que se acepta su uso. Puedes obtener información más detallada al respecto aquí


  

lunes, 11 julio 2016

Si necesitas imprimir con urgencia en Madrid vete a Centro de Impresión

por Jano Remesal

Rapidez. Sin preguntas y sin problemas. Para ya, o casi para ya. Ese es el punto fuerte de esta copistería de la zona de Moncloa. Siempre encuentran la solución.

A todos nos ha pasado: de repente, sin darnos cuenta cómo ni haber caído en ello antes, tenemos que imprimir algo ya, sí o sí, encuadernarlo y ponerlo bonito. Vas a un sitio y te miran raro, en tan poco tiempo imposible, vas a otro y lo mismo... y al final en uno por ahí raro te hacen una chapuza. Para la próxima, vente aquí. A mí ya me ha sacado de más de un apuro, y todo porque son los más rápidos en lo suyo, o al menos los más rápidos que yo conozco. Cartelería, imprenta, manualidades...

Su primera baza es por tanto la rapidez, el poder hacer de todo en tiempo récord. La segunda buena noticia es el precio. Es realmente más barato que otras papelerías-copisterías de la capital. No entiendo mucho de calidades en este mundillo, puede ser que sea más barato porque ahorren algo en calidad, pero sin duda a primera vista los acabados son buenos, y por esos precios merecen mucho la pena.

Te llaman si quieres desde su página web, simplemente dando tu teléfono, porque dan presupuestos para trabajos a gran escala, no sólo fotocopian los apuntes de turno ni mucho menos. Además tienen una amplio catálogo de acabados para papelería, y se adaptan dentro de lo que cabe a lo que busques. Lógicamente cuanto más rebuscado sea el trabajo que buscas, más tiempo van a necesitar para hacerlo, pero en todo caso será un plazo razonable, y ajustado al máximo.

Otra buena noticia es la ubicación, pues en el extrarradio hay copisterías a gran escala pero no apetece ni suele merecer la pena desplazarse para un trabajo no profesional como normalmente vamos a pedirles.

En DolceCity Madrid: Centro de impresión


miércoles, 23 marzo 2016

El Cuatro torres business area es the place to be en Madrid

por Jano Remesal

Hay obras que cambian una ciudad, pero pocas como lo hizo el cambio de la ciudad deportiva del Real Madrid a las afueras y la construcción en su lugar de este complejo de ocio y negocio.

El negocio llama al ocio, y por eso la zona más pujante de la capital es cada vez más divertida, o al menos cada vez tiene más cosas que hacer. En los próximos meses varias grandes firmas de consultoría y negocios (KPMG entre ellas) han anunciado que se mudan al norte de la Castellana. Por algo será.

El dónde lo sabrás con solo elevar la vista, pues desde miles de sitios de Madrid se ve la silueta de las cuatro torres más altas de la ciudad. Al principio les costó arrancar, no está precisamente céntrico y no se llenaban, pero en los últimos meses se han ido completando todas sus plantas, lo que ha hecho que miles de personas pasen por allí obligatoriamente todos los días y eso genere gran negocio. Restaurantes nuevos, gimnasios de nivel y comunicaciones más que aceptables son las nuevas claves de esta zona.

Y otra cosa que no se suele ver es que es un gran sitio para pasear. Cada vez hay más verde, sin duda más que en la media de la ciudad sin llegar a ser un pulmón verde precisamente, y las aceras y demás mobiliario urbano, todo nuevo, invitan a caminar. Hay un blog donde se cuentan las últimas peripecias, pero no es oficial. En él llaman a las torres Cepsa, Espacio, Cristal y PWC, aunque esas denominaciones pueden cambiar próximamente.

Y además si tienes la oportunidad de subir allí arriba, seguramente por negocios, podrás quedarte boquiabierto con las mejores, o al menos más altas vistas sobre la ciudad de Madrid y casi sobre toda la Comunidad Autónoma, pues se ven desde decenas de kilómetros de distancia. Me gustaría subir un día con prismáticos, debe de ser todo un espectáculo. Sólo quería llamar la atención sobre una zona que cada vez será más y mejor, avisados quedáis.

En DolceCity Madrid: Cuatro torres business area

viernes, 15 enero 2016

Juega al Cluedo en persona con Ding-Dong en Madrid

por Jano Remesal

Llevar un juego de mesa a la vida real es el sueño de todo niño. Hay algunos imposibles, como el Risk o el Monopoly, pero el Cluedo se puede hacer realidad.

Los planes originales en grupo son siempre los mejores. No haces lo de siempre, pero lo haces con los de siempre. Ahí está el secreto de que siempre apetezcan. Y ya si encima el plan te lo montan en tu propia casa, para qué quieres más.


Ding Dong Teatro en Casa lleva ya un tiempecito planteando no obras de teatro como tal en casa, a domicilio, sino performances interactivas. En este caso, proponen jugar al Cluedo, el clásico juego de misterio y atrapa al asesino. La idea es que tu les dices el día que quieres jugar, quiénes sois (deben ser 6 personas para este juego, ni más ni menos) y ellos se encargan de enviar un paquete con las instrucciones del personaje que a cada uno le haya tocado. Además enviará a la casa donde le digas que queréis jugar todo lo necesario para el juego, todo el atrezzo para convertir tu casa en el escenario perfecto de un Cluedo.


Os dan un tiempo para aprenderos el papel, para saber de qué va la cosa y que no hagáis el ridículo, cosa muy necesaria. En este juego o todos se implican, o la cosa se complica. Ellos te van guiando y van haciendo que os metáis en el juego, rompiendo el hielo, pero los protagonistas absolutos sois vosotros. Además aportan algo de comer y beber para hacer la velada más auténtica, más de la Inglaterra más tradicional, en este caso.

Lo mejor es que es una experiencia que dura mucho tiempo, no sólo porque suele costar desvelar el ganador del juego, quién es quién, sino también porque tanto los días de antes como los días de después es el tema de conversación en el grupo de amigos o familiares que llevan a cabo la experiencia. Es una de esas cosas que probablemente no volverás a hacer en tu vida y que apetece contar, recontar y ver las fotos una y mil veces.

De precio no va mal, y se pueden adaptar a casi todo lo que les pidas dentro de los parámetros necesarios del juego.

En DolceCity Madrid: Ding-Dong

miércoles, 28 octubre 2015

Hotel bonito no, lo siguiente. Eso es Urso en Madrid

por Jano Remesal

No vale cualquier hotel si quieres pasar un buen fin de semana, o lo que sea. Un hotel con buen desayuno, buen restaurante, cómodo y bonito es más que necesario.

Si quieres que tu visita a Madrid sea completa, deberías empezar por un hotel completo. Los que vivimos en Madrid quizá no somos los mejores para hablar de los hoteles de Madrid, pero sí lo son otros, y nos lo cuentan, y si además el hotel es un edificio de los emblemáticos de Madrid, nada puede salir mal. Empecemos diciendo que más que un sólo recinto son tres, con tres usos diferentes, compatible y apetecibles: restaurante, spa y hotel.


El primero de ellos, el restaurante, se llama The Table By, y la original idea es ir cambiando la carta y traer influencias de diferentes cocinas y chefs. No es barato, como no es barato nada en este hotel, avisado quedas, pero si puedes darte el capricho, dátelo. Pero primero pregunta por qué tipo de cocina toca en cada momento, pues va cambiando cada poco. Por ello no tiene mucho sentido hablar de platos concretos, porque son efímeros, pero siempre de primera calidad (vienen de otros restaurantes prestigiosos) y de precio similar. Muy original. Gastro U. Así, U, como suena.


El segundo espacio, el más relajante y apetecible para los que somos de Madrid (porque no tienes que alojarte para probarlo) es el spa by Natura Bissé. Ni idea de si ese nombre es prestigioso en el mundillo, pero desde luego este spa lo es. Ambiente oscuro, entre cálido y relajante, y todo tipo de tratamientos. Hidroterapia, hamman, masajes... Y una tienda con todo lo necesario para que no tengas que volver, porque dicen que sus productos son tan buenos, que ya podrás cuidarte tú solo.


Y por último pero no menos importante, el hotel, lo que da nombre y sentido a todo el conjunto. Ya desde primera hora mola, porque su desayuno es enorme, tiene de todo y en una sala muy muy confortable y amplia. A la hora de elegir habitación puedes optar por un rango de precios que va desde caro hasta carísimo, pero incluso la que es solo cara, dicen que es una pasada. El tamaño de las habitaciones lo dice todo. Y el tamaño de las camas, algo en lo que últimamente ponen mucho interés por dueños de hotel. Es que aquí venimos a dormir, que no se nos olvide.

En DolceCity Madrid: Urso

lunes, 27 julio 2015

Tu nivel de inglés no es intermedio, pero Mingles en Madrid lo puede solucionar

por Jano Remesal

Una academia es aburrida pero se aprende, una quedada para hablar inglés es divertida pero no suele servir de mucho. Mingles mezcla las dos cosas y sale bien.

He probado muchas veces esos sitios, bares normalmente, en los que se juntan personas de diferentes orígenes y que hablan diferentes idiomas para mejorar su conocimiento de otras lenguas respectivamente. Mi experiencia es que al final no acabas de aprender gran cosa, porque la conversación no fluye, o se dispersa, o no sabes muy bien qué haces ahí.


Pero por otro lado también he probado varias academias de idiomas y siempre es lo mismos, al principio estás muy motivado y aprendes, pero al pasar el tiempo vas decayendo en tus ánimos y el aprendizaje se resiente, además de que cuestan una pasta. Ya era hora de que alguien se inventara un híbrido.

Mingles para empezar es muy fácil de usar: desde un móvil, el ordenador o donde quieras coges sitios un día concreto, hora concreta, lugar concreto (tiene varios por todo Madrid, yo hablo del que conozco pero seguramente todos funcionen igual) y nivel buscado (tiene cuatro, desde principante hasta avanzado, más o menos como los niveles de Cambridge) y ya solo tienes que ir ese día allí y prepararte para hablar mientras te tomas algo, que además va incluido en el precio competitivo que tiene el servicio Mingles.


Pero lo mejor lo ves al llegar: hay un profesor, o mejor yo lo llamaría orientador, que hace que la conversación sea dinámica y que salgan temas concretos de los que aprenderás temas concretos. De hecho lo suyo es ir con algo para apuntar, pues tras la primera ronda de ideas se abre otra de conversaciones informales de las que suelen surgir nuevas palabras que o apuntas, o se te olvidarán seguro.

Los grupos son siempre pequeños, en mi caso éramos 4 ó 5, y tienes libertad para comentar tus gustos, tus dudas, hacer preguntas directas o simplemente escuchar, pero lo mejor es que esa libertad está en todo momento dirigida por alguien que sabe cómo llevar estos grupos, y eso hace que la relación calidad-precio sea muy muy buena.

En DolceCity Madrid: Mingles
siguiente página »