Información

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrar a los usuarios publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si se continúa navegando, consideramos que se acepta su uso. Puedes obtener información más detallada al respecto aquí


  

lunes, 19 junio 2017

Cocina de mercado en pleno Chamberí gracias a Candeli en Madrid

por Jano Remesal

Ir al mercado es una sana costumbre que cada vez tenemos menos en casa, y también cada vez menos en los restaurantes. Y es una pena, porque asegura sabor, calidad y salud en el plato.

Buena carne, mejor pesacado, fruta del día y verdura variada. Así de simple puede ser la buena cocina. Simplemente hay que ir al mercado todos los días, hacerse con los mejores productos y luego tratarlos con cariño.

Esa es la idea de este restaurante decorado de forma exquisita, bonito en una palabra, pero que tiene lo mejor donde no lo ve el cliente, en la cocina. Carta amplia que va variando según necesidades, recetas tradicionales con presentaciones cuidadas y un toque de relación personal con los dueños y cocineros.

Steak tartar, buñuelos de bacalao... casi me atrevería a recomendar cualquier cosa de la amplia carta, porque dudo mucho de que nada de lo que ofrecen vaya a decepcionar. Además es un lugar de pescados, cosa no tan habitual en la zona.

Además hay que añadir, ojo, que la zona es top. Es una gran idea tanto para terminar la sobremesa como para iniciar al afterwork, pues de esta calle nadie se va sin tomarse una cerveza de más, ni una de menos.

Mucho mejor, si se puede porque suele estar de bote en bote, comer en la entrada, pues es la zona más amplia. A medida que entramos en el local, nada amplio como suele suceder en todos los locales de la calle Ponzano, se va estrechando hasta hacer difícil comer sin enterarte de la conversación del de al lado. De hecho lo mejor es reservar y pedir la mesa en esa zona, así nos aseguramos que la comida irá perfecta.

En DolceCity Madrid: Candeli


viernes, 16 junio 2017

Lo último de Ponzano en Madrid se llama La Carpintería

por Jano Remesal

Trato amable, algo no siempre fácil de encontrar en Ponzano, tapas elaboradas y muy sabrosas y cerveza bien fría. Nada puede salir mal en este nuevo bar.

Poner un bar en calle Ponzano es a la vez un valor seguro y una apuesta arriesgada. Por un lado tienes la clientela casi asegurada desde el día 1, aunque solo sea porque estás en la zona de moda de la ciudad, pero por otro lado la competencia es tan feroz que muchos bares de la zona apenas duran unos meses antes de tener que echar la persiana porque alrededor hay mucho y muy bueno. Por eso aplaudimos cualquier nueva iniciativa, sea cual sea.

Y si además es un local con trato tan amable como éste, mejor que mejor. A partir de una sonrisa en la cara y buenos modales se come mejor, eso es así. La gente se ve que tiene ganas de agradar, y aunque el local es pequeño no sa sensación de agobio por el buen ambiente que se respira.

A la hora de comer, es un poco lo de siempre pero con toques de modernez. Hay croquetas, patatas con cosas, tartar... los pinchos rondan los 5 euros y las raciones los doce. Los ingredientes siempre son de primera y muy de temporada, o al menos eso pretenden.

Lo del nombre del establecimiento es simplemente un guiño original al tipo de negocio que ocupó este local tiempo atrás, más allá de referencias en los nombres de los platos y la decoración, no hay nada que haga pensar que estás en una carpintería, no preocuparse.

Tienen tele, pero realmente no es un sitio típico de ver fútbol, sino de picotear algo rápido de bar en bar. La carta es más cárnica que de pescado, las luces desde mi punto de vista son un poco inquietantes para un bar de estas características, y en ocasiones las sillas se juntan unas con otras. Son nimiedades, nada que no permita pasar una gran tarde-noche en Ponzano.

En DolceCity Madrid: La Carpintería de Ponzano

lunes, 12 junio 2017

Las mejores tartas de la calle Ponzano se sirven en Rebel Cafe en Madrid

por Jano Remesal

A Ponzano quizá le faltaba un gran sitio de cosas dulces. Ya lo tiene. Nuevo, con mucha luz y acogedor, la variedad de tartas te hará imposible no repetir visita.

Ponzano es tan famoso en el mundillo gastronómico de la ciudad, que hasta tiene su propio hashtag triunfando en redes sociales: #ponzaning. Pero es cierto que eso era sólo para el tema de salados y copas, y digo era porque ya no lo es. Ahora también es un imprescindible a la hora de comer algo dulce.

Es nuevo, está en una esquina hasta hace poco ocupada por una pescadería, por lo que al que no venga mucho por Ponzano le puede chocar el cambio, pero es que en Ponzano los negocios cierran y abren constantemente, en un abrir y cerrar de ojos. El local es bonito, austerio, de madera y con mesas bajas y sillas muy cómodas, de esas que invitan a pasar un rato largo.

El horario también es muy bueno por extenso, abren sobre las 8 de la mañana y no cierran hasta las 10 de la noche, aproximadamente. Eso permite que sea un buen sitio para desayunar y merendar, pero incluso para comer o cenar algo rápido, o tomar algo de beber a cualquier hora. Y todo casero, ojo.

Pero por lo que de verdad creo que va a coger fama es por sus tartas. Están en un mostrador junto al escaparate, por lo que se te empieza a caer la baba ya antes de entrar. Las hay de chocolate, bizcocho, carrot cake... la variedad es siempre alta, con al menos 4 o 5 diferentes en todo momento. Tengo entendido que irán cambiando, pero como mi línea no me permite ir a diario, no puedo corroborarlo. La tarta de zanahoria para mí es la mejor, jugosa y con mucho sabor. Además las porciones son generosas, salen bien merendado. Si lo acompañas con un zumo de naranja natural, mejor que mejor.

El trato es amable y como no es aún muy conocido siempre está bien de gente, sin agobios. Una nueva forma de disfrutar Ponzano, en plan dulce.

En DolceCity Madrid: Rebel Cafe

jueves, 8 junio 2017

Aprender a cocinar es posible con Alambique en Madrid

por Jano Remesal

Si estás harto de que se te quemen los macarrones, de que no sepas hacer más que un huevo frito o de que no sepas distinguir una sartén de una olla, apunta.

Se nos va una buena parte de la vida en comer, así que mejor hacerlo bien, y si puede ser hacerlo nosotros mismos, mejor que mejor. No es tan difícil, pero necesitamos alguien que nos dé un primer empujón en forma de clases prácticas.

Estos cursos están orientados a todos aquellos que tienen interés personal o profesional por la cocina y desean aprender sus técnicas. Es decir, no sólo es un buen lugar para los que no tienen ni idea, sino también para los que quieren dedicarse o se dedican ya de forma profesional a la cocina y quieren o necesitan pulir cosas. Ofrecen cursos de cocina y talleres de cocina para novatos, para los que ya tienen una base y buscan ampliar sus conocimientos y para los que quieren profundizar en temas concretos con jefes de cocina, reposteros y pasteleros de gran nivel.

La colaboración de diferentes profesionales y foodies (sibaritas modernos) con un profundo conocimiento de su especialidad hacen que sea fácil seguirles, pero a la vez de nivel las clases. Punto exacto entre entender y aprender de verdad.

Por otro lado, aunque eso ya no lo he comprobado, también se presentan como expertos en organizar eventos culinarios corporativos, formación, team-buildings, cooking parties y clases privadas para grupos. Icnluso trasladan su cocina a tu casa para fiestas y eventos. 

Por cierto, también tienen tienda de utensilios de cocina e incluso de comida en sí, con platos y demás. No es por lo que más destaca, pero quizá piques en algún caprichito a la salida del curso.

En DolceCity Madrid: Alambique

jueves, 25 mayo 2017

Copas de calidad y baratas en The low cost drinks en Madrid

por Jano Remesal

En Madrid tomarse un par de copas puede salir más caro que un fin de semana en una casa rural, si te descuidas. Pero suele ser problema no de Madrid, sino de no buscar el sitio adecuado.

A veces cuando salimos a tomar unas copas, simplemente buscamos eso: tomar unas copas. Charlar con amigos, ambiente desenfadado, cómodo, pasar el rato... sin más. No necesitamos siempre que sea el sitio más de moda, ni una decoración de máximo nivel, ni bebidas diferentes a lo que hemos tomado siempre. Por eso precisamente triunfan y seguirán triunfando sin ninguna duda este tipo de garitos (dicho con respeto y cariño).

Estamos ante uno de esos bares-discoteca de toda la vida, con horario muy amplio y que ofrece ni más ni menos que copas de buena calidad a un precio razonable. Tienes todo tipo de marcas, tanto de importación como nacionales, todo tipo de mezclas y todo tipo de bebidas alcohólicos. Por eso no te preocupes. Ni te preocupes tampoco de tu bolsillo.

Como suele pasar en esta zona, zona universitaria, joven por antonomasia, los precios son populares, o directamente baratos. No son precios normales de Madrid, sino más bien de provincias. Los que somos de fuera sabemos la diferencia...

No encontrarás aquí ni un sonido perfecto en la música, ni una decoración rompedora, ni juegos de luces extraños... no. Simplemente una barra bien atendida, un lugar amplio donde pasar un buen rato con los amigos y un trago para acompañar la velada.

En los alrededores hay mil y un sitios donde seguir la noche, o donde comer o cenar previamente. El plan lo haces tú, y si pasa por este lugar, al menos no te dolerá el bolsillo al día siguiente.

En DolceCity Madrid: The low cost drinks

siguiente página »