Información

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrar a los usuarios publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si se continúa navegando, consideramos que se acepta su uso. Puedes obtener información más detallada al respecto aquí


  

lunes, 5 junio 2017

Mens sana in corpore sano practicando pilates en Massalma en Madrid

por Jano Remesal

El pilates es tan novedoso en términos de fama como al parecer recomendable para casi todo. Tonifica cuerpo y mente, y se puede practicar a cualquier edad.

Antes de nada debemos dejar claro lo peculiar de este lugar: se trata de un centro de crecimiento personal integral, nada menos, y además inscrito como Asociación Cultural bajo el registro de la Asociación Cultural Nodo Norte.

En este centro un grupo de con inquietudes similares se unen en un mismo espacio para dar ayuda en el ámbito de la transformación personal del individuo. Es decir, aquí no se trata de hacer deporte, ni de pasar un rato, se trata de ser mejores personas desde el punto de visto mental mejorando el punto de vista físico.

Estamos pues ante una actividad terapéutica, destinada a cuidar de la salud y bienestar personales a través de soluciones individuales y personalizadas. Se adaptan totalmente al cliente, ofreciendo todo tipo de clases basadas siempre en el método Pilates, tan de moda últimamente. El trato íntimo es por tanto su gran baza.

Dicen aplicar las técnicas más modernas (perdón, al no ser un experto no puedo corroborarlo) a través de un equipo altamente cualificado (esto sí se puede corroborar). Para quien no conozca el método, sería algo así como relajación y equilibrio dentro del deporte (ojo, que se llega incluso a sudar) consistente en estiramientos y movimientos repetitivos.

Además, ofertan un gran abanico de diferentes terapias: psicoastrología, reiki, Shiatsu, yoga, danza, Chi Kung... y en un horario amplísimo siempre con atención personalizada. Y por cierto, organizan eventos de empresa también.

En DolceCity Madrid: Massalma


miércoles, 31 mayo 2017

Energía positiva en las clase de Kundalini Yoga Madrid

por Jano Remesal

Hacer yoga siempre es positivo, dicen, pero hay diferentes tipos de esta disciplina, y la mejor idea es buscar aquella que mejor se adapta a nosotros. Por ejemplo la kundalini.

Aunque la idea final es la misma, entrar en contacto con nuestro propio cuerpo, conocerlo y ponerlo en paz, no todas las clases de yoga son iguales. El estilo kundalini es aquel que mezcla relajación y meditación proponiendo una práctica energético. Admito que no soy un experto en el tema, pero me han hablado más que bien de esta modalidad, y gente que sí sabe mucho sobre el asunto.

Este centro se caracteriza por su acogedor (sí, pequeño) tamaño y su trato muy cercano, casi como hacer yoga en familia. Se tiene en cuenta al grupo concreto para cada sesión, adaptándose a lo que se necesite en cada momento. Los horarios son totalmente flexibles y se pueden recuperar horas si se pierden por cualquier razón, todo esá orientado a que ir a yoga no sea nunca un problema, sino un momento de relax total. 

La idea es hacer una clase a la semana. Los mantras y mudras son el pan nuestro de cada calse, el power yoga también está presente (si se quiere trabajar la potencia, la fuerza), y el Hatha Yoga terapéutico también está en el menú (relajante).

En yoga prenatal proponen posturas adaptadas para cada etapa del embarazo, y también hay yoga con bebés, pera que las madres disfruten de los primeros meses de contacto con su hijo.

En definitiva, todo aquello que uno puede buscar en un centro de yoga, pero con dos grandes noticias: se adaptan a lo que les pidas sí o sí, y además el ambiente es íntimo, nada de clases masificadas y de todos a lo loco.

En DolceCity Madrid: Kundalini Yoga Madrid

viernes, 20 enero 2017

Camisetas de fútbol retro en Cooligan Madrid

por Jano Remesal

A muchos hombres les gusta la moda. Incluso a más hombres les gusta el fútbol. Unir ambos mundos en una tienda era solo cuestión de tiempo. Ya ha llegado.

A todos nos gustan las prendas con historia, con aire a otro tiempo. Y en el campo de fútbol hay ejemplos sobrados de que además cualquier tiempo pasado fue más bonito. Cooligan lleva años reviviendo esos tiempos dorados del fútbol retro en forma de camisetas, polos, sudaderas e incluso calzado, y ya está en tienda física en varias ciudades españolas, entre ellas por supuesto la capital.

Camisetas de los años 60 a 90 de Betis, Madrid, Atlético, Barça… pero también de equipos internacionales históricos como el Inter, Chelsea, Manchester United, Roma… todos con un gran gusto por los detalles, con un toque muy de moda en acabados y tallajes.

También hay selecciones, desde las míticas CCCP o RDA de mediados de siglo hasta las más modernas camisetas de España o Francia. No son de marcas conocidas, es decir, no busquéis Adidas, Nike y similares, pero la calidad no tiene nada que envidiar a estas marcas, y el estilo es mucho más bonito, más pegado a la moda.

También tienen sudaderas, chandals y hasta botas que imitan a aquellas con las que se jugaba a principios de siglo XX o incluso en el Siglo XIX y que ahora son un objeto de moda perfecto para combinar con vaqueros.

Los precios además son muy competitivos, con camisetas desde los 39 euros. Y el cuidado de los detalles también se ve en el packaging, con aires de lujo. Más que recomendable para regalos o autoregalos.

En DolceCity Madrid: Cooligan

viernes, 25 noviembre 2016

El restaurante más futbolero de Madrid es Panenka

por Jano Remesal

Un lugar donde ver el fútbol en compañía de amigos y cervezas, pero también quedarse a cenar y tomar las primeras copas de la noche. Lo que surja, vamos.

En Madrid hay mil y un sitios donde ver el fútbol. Pero sinceramente, la mayoría no son apetecibles más que para esas dos horas del fútbol y luego salir de allí. No es que tengan nada de malo, pero son ruidosos, se come regular y el calor y la suciedad postpartido suelen aconsejar cambiar de sitio. No es el caso.

Panenka intenta elevar el bar futbolero a otra categoría. Primero poniéndolo en un lugar único. Cerca del Bernabéu pero alejado de los aledaños, en un lugar futbolero pero no excesivamente. Se trata de sentir el ambiente, pero que el ambiente no nos coma.

Segundo, con los ambientes. Aunque evidentemente hay pantallas y se puede ver deporte casi cuando quieras, hay otros lugares como la terraza o la zona de la barra acristalada pensadas más bien para el afterwork, para empezar la noche o para comer o cenar en buena compañía. Haya o no fútbol. De hecho hay también dj en directo cuando cae la noche, haciendo de cada velada una sesión diferente.

Y por último, también con la carta. Aunque hay guiños futboleros tanto en el colorido con en el nombre de los platos, la variedad es similar a la de cualquier restaurante de la zona. Producto de temporada y elaboraciones cuidadas, nada de la típica tapa rápida de bar de fútbol que solo busca empapar las cervezas. Las pizzas, por ejemplo, poco tienen que ver con esas como precocinadas que ponen en las tabernas.

En definitiva, si vas buscando el bar de fútbol de toda la vida, este no es tu sitio, no tiene ese encanto decadente, pero si buscas un sitio moderno, agradable y diferente para ver el fútbol y luego lo que surja, pruébalo.

En DolceCity Madrid: Panenka

lunes, 14 noviembre 2016

El paraíso de los futboleros en Madrid se llama El Diez Football

por Jano Remesal

Todas las camisetas del mundo, o casi todas, están en esta tienda en pleno centro. Y si no la tienen, te la piden. Date un muy futbolístico caprichito.

Los que somos futboleros tenemos una debilidad muy habitual: coleccionar camisetas de fútbol. Nos puede la pasión, las queremos todas, las compramos siempre allí donde vamos, no podemos evitarlo. Lo malo es que muchas de esas camisetas no se encuentran con facilidad fuera de sus ciudades… hasta que llegó esta tienda al centro de Madrid.

Es la tienda quizá más futbolera de España, parece mentira que entren tantas camisetas en tan poco espacio, tienen de todo y todo original. Importante esto último, nada de imitaciones made in Tailandia, aquí todo es original, legal y de primera calidad. Eso se nota en los precios, claro, pues las camisetas rondan los 60 euros de media y las hay muy, muy caras. Pero eso no es culpa de la tienda, son las casas deportivas las que marcan los precios de venta al público.

Además, algo incluso más importante es que si no tienen una camiseta, hacen lo imposible por conseguírtela, y la verdad, si existe la van a conseguir casi seguro. Eso hace que puedas tener a tu alcance auténticas joyas que de otra manera no podrás tener.

Y todo en un ambiente muy de tertulia futbolera, con dependientes que de verdad saben de esto, que les apasiona esto. Han hecho de su hobby su forma de vida, y eso se nota para bien.

Otro punto a favor es su situación, justo al lado de la Gran Vía, que hace que puedas incluir esta tienda en tu paseo por el centro cualquier día. Lo malo es que no tienen página web. Cierto es que merece la pena pasarse por ahí, pero cuando sabes exactamente lo que quieres, una web con venta online puede evitarte el paseo.

En DolceCity Madrid: El Diez Football

siguiente página »