Información

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrar a los usuarios publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si se continúa navegando, consideramos que se acepta su uso. Puedes obtener información más detallada al respecto aquí


  

viernes, 19 mayo 2017

Comer como en Galicia estando en Madrid es posible gracias a El barril de Orense

por Jano Remesal

Las marisquerías suelen ser tremendamente caras, y fuera de los sitios de costa, regular de calidad. Pero hay excepciones, como la carta de este restaurante de la zona de Azca.

Darse un lujo de vez en cuando es sinónimo de irse de mariscada. Ya sea para celebrar algo en familia, con amigos o simplemente para darte un homenaje en pareja. Siempre es una gran opción. Pero ojo con los precios, que la cena o comida puede terminar en un disgusto...

En este caso, el ticket final va a ser más caro que en casi cualquier otro local de los alrededores, pero es que en los alrededores no hay otras marisquerías. Por unos 40-50 euros puedes salir rodando literalmente del restaurante, lo cual no está nada mal.

Lo remodelaron hace relativamente poco y le cambiaron el nombre, pero como no conocí el anterior, mejor no opinar. Lo que tenemos actualmente es una carta tan tradicionalmente galega como sabrosa. Por supuesto todo tipo de mariscos (depende, como es lógico, del día que haya unos u haya otros), carnes gallegas, buena patata, buen pulpo... lo que uno piensa que debe de tener un restaurante gallego sí o sí, está aquí.

Los vinos también están a la altura, con una buena selección de blancos (supongo que también en tintos, pero no puedo dar fe)  y postres caseros, que siempre se agradecen tras tamaño festín. Las raciones son contundentes, y el número de ejemplares en el plato, también.

El local en sí es sobrio, de los de mantel de tela blanco y espacio entre mesa y mesa. Tiene además una gran terraza que da a una calle relativamente poco concurrida, con lo cual es una gran opción para los meses de calor pero no asfixiante.

En DolceCity Madrid: El barril de Orense


miércoles, 3 mayo 2017

Comida casera recién hecha a domicilio con Wetaca en Madrid

por Jano Remesal

No tener que cocinar siempre es una buena noticia, pero también es una buena noticia comer bien todos los días. Ahora ambas cosas son compatibles. Y baratas.

El ritmo de vida moderno es difícilmente compatible con llevar una dieta sana y equilibrada. O nos falta tiempo para cocinarnos en casa y tenemos que gastarnos demasiado dinero para comer bien fuera, o simplemente no sabemos cocinar y también tenemos que gastarnos ese dineral. Pero ahora hay solución, una gran solución.

La idea es tan buena como simple: cada semana presentan un menú con unos 15-20 platos, tanto platos principales como postres. Tú eliges lo que quieres (antes del miércoles), pagas vía web y antes del lunes siguiente tendrás en tu casa todo lo que has pedido listo para consumirlo durante esa próxima semana.

No te llegan congelados, sino en frío y al vacío, por lo que puedes consumir los platos durante hasta una semana (es esa la idea) o congelarlos si no sabes si realmente vas a comerte todo durante esos siguientes días. La cadena de frío está garantizada desde que lo cocinan hasta que llega a tu casa.

Las opciones son variadas y sabrosas: todas las semanas tienen pollo o similares, carnes rojas, alguna legumbre, un par de pescados, arroces y pastas, algo de verdura y postres tanto de dulce capricho como saludables. Además se renuevan, por lo que puede ser incluso una gran idea para comer a diario durante largas temporadas.

Prometen que con uno de sus platos come una persona en plan plato único, por lo que se puede comer una semana entera por unos 30 euros. Precios imbatibles si tenemos en cuenta que un menú del día en Madrid rara vez baja de los 10 euros.

¿Cómo no se le había ocurrido a nadie antes?

En DolceCity Madrid: Wetaca

viernes, 28 abril 2017

Comer como en casa en el Bar América de Madrid

por Jano Remesal

Encontrar un lugar donde siempre te den de comer bien y a buen precio no tiene precio. Y suele ocurrir que esos sitios no son famosos, son casi un secreto.

El término comida casera está manido, es quizá el término culinario utilizado más a la ligera que existe. Y además en su nombre se hacen auténticas barbaridades entre fogones. Por ello, cuando encuentres un bar que de verdad sirva tapas y raciones caseras, no lo dejes escapar. Como por ejemplo este Bar América.

Como América es un nombre más que habitual para un bar (hay nombres que se repiten mil veces cuando uno ve la lista de bares de una ciudad) en este caso Bar forma parte de su nombre, como si lo llevaran con orgullo. Así lo distinguimos por ejemplo del Café América, en la avenida de América y que poco tiene que ver con este bar.

El menú del día es famoso en toda la zona, porque cuesta menos de 10 euros y porque es variado pero contundente, y sobre todo casero, muy casero. También son muy recomendables sus tortillas de patatas para llevar. Te las hacen seguro aunque se la pidas con un par de horas de antelación, y te la llevas en un plato que luego le devolverás, así de trato cercano se gastan. Los precios son ajustados y los parroquianos habituales, lo que suele significar que es un lugar de fiar.

Además es un lugar recomendable para otras cosas típicas de un bar de barrio como ver el fútbol, desayunar (tienen horario de prácticamente todo el día, directamente) o simplemente tomar una cerveza con amigos. Es pequeño y no está realmente decorado, no tiene extravagancias en la cocina ni ofrece nada del otro mundo, pero cumple los requisitos imprescindibles para poder ser llamado bar, y para poder decir bien algo que sus productos son caseros. Con eso basta.

En DolceCity Madrid: Bar América

miércoles, 26 abril 2017

Cocina oriental a buen precio en Tao369 Madrid

por Jano Remesal

Hay platos asiáticos más allá del sushi o los rollitos de primavera, pero no son tan fáciles de localizar, y cuando los localizas o son muy caros o son de mala calidad. Pues no.

Madrid está lleno de restaurantes japoneses, pero no hay tanto tailandeses. Madrid está lleno de restaurantes chinos, pero no hay tanto coreanos. Eso sí, hay opciones de tenerlo todo junto, como es el caso. Lo malo es que suelen ser caros por aquello de lo poco común de su menú, o directamente de calidad ínfima porque lo que buscan es hacer dinero sin importar cómo.

Esta minifranquicia de restaurantes asiáticos no cumple ninguna de esas dos características: para empezar porque no es nada caro. Sus raciones son más que generosas y tienen precios normales tirando a a baratos, con platos por 3,33, 6,66 y 9,99 euros (no sé porqué, debe de ser alguna especie de buen augurio asiático...). Para seguir porque su calidad es exquisita, tras varias vecesa comiendo de su comida, ninguna queja. Limpio, rápido, sabroso y al punto.

Puede pedirlo para que te lo lleven a casa, e incluso puedes ir a pedirlo al restaurante y llevártelo tú mismo mientras comes un pan de gamba por invitación de la casa. El restaurante en sí es pequeño, pero suficiente para un pequeño grupo, y además tiene una pequeña terraza cubierta que permite fumar.

En cuanto a la carta, la variedad es enorme, con platos típicos chinos, japoneses, tailandeses... un poco de todo. Varios tipos de arroces, varios tipos de pastas, entrantes, postres... de todo, he llegado a contar más de 50 opciones en el menú. Desde mi punto de vista lo más rico es el pad thai, y en general todos los platos de noodles de la carta.

Como suele suceder en los restaurantes internacionales regentados por gente del lugar del que dicen hacer comida, saben lo que se hacen.

En DolceCity Madrid: Tao369

miércoles, 19 abril 2017

Mallorca reinventa las meriendas en Madrid

por Jano Remesal

El concepto de restaurante abierto en centro comercial cada vez está más extendido. Lo mejor que ofrecen es el picoteo entre horas, ya sea dulce o salado.

El Mallorca es conocido por sus pasteles y aperitivos salados, y sobre todo tiene su negocio en el take away, en gente que compra sus productos para amenizar una celebración en casa, pero también se puede comer en sus establecimientos.

Y por ello es digno de menció la nueva vuelta de tuerca que parecen estar dándole a su espacio gourmet del centro comercial Moda Shopping, junto a las torres Picasso y Europa, en plen centro de negocios de la Castellana.

La idea es sencilla y apetecible: llenar los espacios entre horas, es decir almuerzo y merienda, con bocaditos tanto salados como dulces rápidos, variados y de buen precio. Porque Mallorca no es el sitio más barato en relación calidad-precio que digamos... Te sientas en su zona de terraza cubierta y tienes dos opciones: esperar a que venga una camarera con una bandeja de dulces, y directamente señalas lo que quieras y le dices con qué quieres mojarlo, o ver la carta del momento del día que se trate y pedirlo como en un restaurante cualquiera a la hora de la comida.

La selección tampoco es enorme, no nos engañemos: brunch sencillito de tostadas que te cortas tú mismo con mermeladas, nutellas y similares; 4 o 5 tipos de pastelito y otros 4 o 5 modelos de bocadillito en diferentes, panes, croisans y similares. Eso sí, todo al momento y con una frescura impoluta cada día. En eso Mallorca nunca falla.

En definitiva, una gran opción para picar entre horas con cierto nivel, no esa tapa a matacaballo en cualquier bar de mala muerte. Pero hay que tener en cuenta la hora que sea, pues la carta va variando a lo largo del día.

En DolceCity Madrid: Mallorca

« página anterior | siguiente página »