Información

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrar a los usuarios publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si se continúa navegando, consideramos que se acepta su uso. Puedes obtener información más detallada al respecto aquí


  

viernes, 14 julio 2017

Auténtica comida italiana en Don Lisander en Madrid

por Jano Remesal

La cocina italiana es de las más sabrosas y saludables del mundo, pero a la vez de la que más y peor se imita por todo el mundo. Mejor elegir bien dónde comemos.

Lo priemero que llama la atención de este sitio es que las pizzas, sin duda lo mejor que tienen, son al estilo romano, con masa fina y crujiente pero alargada. Ya solo ese detalle te dice que estás en un lugar de auténtica cocina italiana.

Los chefs Stefano y Alberto Carta se han traído la receta de la pizza tradicional desde el lago de Como y la han adaptado dándole un sello muy personal. La clave está en el horneado en leña. Además los ingredientes son de lo más original: pizza Tartufo, de huevos de codorniz con patatas chips caseras... tremendo.

Además de las pizzas, nos aseguran que siempre tienen disponibles más de de 30 variedades de pasta elaboradas artesanalmente. De hecho descubrirás seguro muchos tipos de tarta que ni siquiera sabías que existían. Toma nota. Platos tradicionales como el Saltimbocca alla Romana, el Scaloppine della Nonna con salsa de tomate y alcaparra, la Focaccia de Huevos y Trufa o los Huevos a la Italiana, los risottos y las ensaladas... para empezar y no parar.

Los antipasti, o entrantes que diríamos en España, también son de tomar buena nota: burratta, carpaccio, buen pan, mejores olivas... Las cervezas y vinos también son locales, y de una calidad que para nada desmerecen a los platos.

Además el trato es jovial, abierto, es como si quisieran parecer italianos en todos los detalles, también en la relación con el cliente.

En DolceCity Madrid: Don Lisander

 


lunes, 10 julio 2017

Imita a Tarzán entre los árboles en De Pino a Pino en Madrid

por Jano Remesal

De pocas formas se puede sentir mayor contacto con la naturaleza que trepando de árbol en árbol como si fuéramos George de la Jungla. Así de original es este plan.

Los planes en plena naturaleza siempre son un planazo. Primero porque nos permiten respirar algo de aire puro, que de eso Madrid no va sobrado. Segundo porque nos permiten descubrir la naturaleza tan bonita que tenemos ahí al lado y muchas veces desconocemos. Y tercero porque siempre hacer deporte es bueno, y mucho mejor si es al aire libre.

Este parque puede parecer muy lejano, pero está a poco más de media hora del centro de la capital. De pino a pino es un parque de aventura en los árboles. Y sí, cuando decimos que en los árboels nos referimos a que está ahí arriba, en los árboles. Ya sólo eso es una gran noticia, porque ofrece unas vistas únicas de las cumbres montañosas de esta zona de Madrid.

Cuenta con siete circuitos muy diferentes y pensados para todos los niveles (desde niños a partir de cinco años): tirolinas gigantescas, puentes oscilantes, redes, lianas... y sólo para los más valientes, un circuito extremo, dicen que no hay nada igual en toda España.

Es ideal para teambuilding (es decir, para ir a hacer una actividad con los compañeros de trabajo a la salida del trabajo) o para ir en familia. También organizan visitas para colegios, pero eso de los grupos grandes mejor hablarlo de forma directa porque hay que tomar lógicamente ciertas precauciones.

Los precios van desde menos de 20 euros y el tiempo se puede adaptar a las necesidades de cada uno, con circuitos de apenas un cuarto de hora hasta quedarnos media tarde dentro del parque. Todo a gusto del consumidor.

En DolceCity Madrid: De pino a pino

viernes, 7 julio 2017

Sentirse como un pájaro en Windobona en Madrid

por Jano Remesal

Experimentar la caída libre, el planear, directamente volar incluso, hasta hace poco solo estaba al alcance de los paracaidistas. Ahora ya no hace falta tanta valentía.

¿Quién no ha querido experimentar alguna vez qué se siente al estar volando como un pájaro, sin un avión ni nada que se le parezca? Eso es exactamente lo que propone WINDOBONA Indoor Skydiving, un túnel de viento para la práctica de la caída libre.

Está un poco a desmano, en pleno Carabanchel, pero merece la pena. Con todos los permisos en regla y las máxima medidas de seguridad, este túnel de viento vertical es totalmente fiable. Ofrece una sensación de aire libre total, lleno de turbulencias a una velocidad máxima de 280 km/h. Hasta 8 voladores pueden sentirse en el aire al mismo tiempo, mientras son vistos a través de los vidrios que la rodean por todo aquel curioso que quiera. No es barato, eso sí, hay opciones de ocio que para tan poco tiempo cuestan mucho menos, pero nada se le puede comparar.

Está diseñado tanto para el público general como para paracaidistas profesionales, y ofrece la posibilidad de volar, sí, volar, en una cámara de vuelo de cristal resistente que recrea punto por punto el efecto de la caída libre en el cuerpo humano.

Las instalaciones cuentan con la tecnología más avanzada del mercado a nivel mundial, la de ISG, empresa alemana líder en el desarrollo de este tipo de túneles. Este extremo es difícil de comproblar si no sois expertos, pero habrá que fiarse...

Organizan eventos para empresas, esos días de hacer piña tan de moda últimamente, y por supuesto completan la experiencia con un bar donde comentar la jugada mientras tomamos algo ya más relajados.

En DolceCity Madrid: Windobona

miércoles, 5 julio 2017

Copas de buen rollo en el pub El Bosque en Madrid

por Jano Remesal

En todos los barrios hay algún bareto de esos de toda la vida que sabes que siempre van a estar animados y que las copas no te van a salir muy caras. He aquí uno.

No todo en la noche madrileña son discotecones enormes con pachangueo toda la noche y gogós de dudoso estilo. También está llena la noche de la capital de pequeños "garitos" con sabor a toda la vida, donde se puede charlar tranquilamente porque la música no molesta y donde echarse unas risas con los amigos a primera hora de la noche.

Estamos ante un claro ejemplo de esta última opción. Básicamente este es un bar-discoteca (lo que toda la vida se ha llamado pub) que abre cuando acabas de cenar y cierra cuando ya piensas en irte a casa ( a eso de las 3 de la mañana).

Dentro hay para jugar a los dardos, un futbolín, sillas altas, lugares donde estar de pie, luz tenue pero que permite ver a dos pasos... lo que viene siendo un sitio agradable.

Las copas no son baratas, porque eso en el centro de Madrid es casi imposible, pero desde luego no son tan prohibitivas como en tras discotecas de la ciudad de nombre famoso. Además creo sinceramente que tienen más calidad que en esas macrodiscotecas, aunque las rescas del día siguiente no permiten aclarar esto del todo...

El ambiente es bueno, relajado, aquí se va más a charlar que a bailar, y además suele ser siempre la misma gente, la del barrio, la que va de este lugar a otros cercanos como La Pocha. En definitiva, una noche de tranquis de esas que se alargan.

En DolceCity Madrid: El Bosque

lunes, 3 julio 2017

Cocina asiática take away en Ronghua en Madrid

por Jano Remesal

La cocina oriental tiene algo que nos enamora a todos, o al menos que nos obliga a repetir una y otra vez. Y si es a un precio más que asequible, como es el caso, mejor que mejor.

Los restaurantes chinos, o asiáticos en general, son siempre un valor seguro. Sabes qué te vas a encontrar, y sabes que no te van a cobrar excesivamente.

Eso es precisamente este chino situado en pleno centro de la capital. Una carta llena de todo lo que uno busca en un chino: tallarines, wok, rollitos de primavera, cerdo, pollo... y por un precio más que asequible. Por menos de 10 euros se puede salir comido o cenado.

Y digo comido o cenado porque aquí el menú del día se alarga durante todo el día, no sólo para la hora de comer. Un variado de platos asiáticos más bebida que hacen que comer sea rápido, medianamente sano y sabroso.

Yo en este tipo de sitios soy más de pedir la comida para llevar que de comerla en el sitio, porque siendo sinceros no es el lugar más acogedor del mundo, como suele pasar muy a menudo en los restaurantes chinos de toda la vida. Se puede pedir y esperar a que te lo hagan, pues es comida casi rápida, nada de grandes elaboraciones.

Los tallarines son en concreto más que recomendables, pues tienen todos esos sabores que buscamos en un asiático. También es de agradecer que la comida no sea nada grasienta, lo que convierte a este restaurante en una opción más que interesante para comer a menudo.

Si pasas por aquí y no sabes qué comer cuando tienes prisa, decídete a entrar.

En DolceCity Madrid: Ronghua

« página anterior | siguiente página »