miércoles, 4 enero 2017

De Madrid al cielo con Siempre en las nubes

por Jano Remesal

Ver Madrid desde las alturas montado en un globo terráqueo es una experiencia única, y menos cara de lo que todo el mundo piensa. Un momento diferente.

Volar en globo es una de las sensaciones únicas que uno puede experimentar. Esa sensación de libertad, de soltura, y esas vistas solo disponibles para pájaros, son momentos que no se olvidan. 

Normalmente nadie se lo plantea porque piensa que será carísimo, pero en Madrid hay posibilidad de vivir el momento por menos de lo que te cuesta una tele malilla, o un abrigo de marca.

Esta empresa es tan joven como dinámica. Eso les ha permitido desarrollar un modelo de negocio basado 100% en el cliente. Tú pides, y ellos lo hacen realidad. Desde rutas marcadas a sesiones de cocina con chef de nivelazo en el propio globo, pasando por viajes en grupo, cheques regalo o incluso libros sobre este arte de volar en globo.

No es barato, claro está, pero desde unos 150 euros se pueden hacer cosas realmente bonitas, y además puedes directamente apuntarte para cuando haya un hueco que te llamen, y así te salga más económico. Lógicamente siempre dependerá de la climatología y demás avatares, pero la experiencia es placentera, relajada y muy enriquecedora, incluso si lo haces con completos desconocidos. Por ejemplo es una gran idea para regalo en plan paquetes de viajes que luego a quien regalas se hace su propio plan, o también para dar una sorpresa a amigos o pareja un día concreto, pues las fechas disponibles son muchas.

Ellos dicen que venden billetes a la aventura, y si es verdad eso de que de Madrid al cielo, no deben estar tan desencaminados.

En DolceCity Madrid: Siempre en las nubes


lunes, 2 enero 2017

La vuelta al mundo en la cocina en Madrid con Pink Monkey

por Jano Remesal

Fusionar la cocina, o más bien preparar platos de casi cualquier tipo de cocina es el sello de identidad de lo más nuevo de Chamberí. Y todo apenas cocinado, auténtico.

Esto debe de ser a lo que llaman cocina global. Si metes en una coctelera ingredientes de aquí, forma de cocinar de allá, toques de más allá y maridaje del otro sitio, te sale un sitio único en su especie.

La idea es fusionar platos asiáticos con toques mediterráneos, peruanos, sabores africanos y algún que otro toque tradicional, de cocina de la abuela. Y aunque parezca mentira, todo funciona, es sabroso y muy sorprendente tanto en la presentación (a veces no sabrías decir qué es eso que hay en el plato) como en el paladar.

Un toque también muy asiático es la forma de cocinar, pues es a la vista. Como ocurre en otros asiáticos de Madrid (por ejemplo Yakitoro del mítico Chicote) la cocina está junto al salón, apenas separada de los comensales, por lo que se cocina en directo, sin trampa ni cartón. Así te aseguras de que todo está hecho al instante, recién emplatado y terminado.

Chipotle se mezcla con gambas o curry se mezcla con ali oli, y además en un gran ambiente. Sobre todo ambiente las noches (no todas) que hay dj en directo, tan en directo como la cocina de al lado de los platos, los platos de dj quiero decir.

El precio es medio-alto, medio solo si consideramos la zona, y la propuesta grastronómica entra desde ya entre las más originales de uno de los barrios más originales de todo Madrid a la hora de sentarse a la mesa.

En DolceCity Madrid: Pink Monkey

viernes, 30 diciembre 2016

Todos los productos de Reino Unido y Estados Unidos están en Madrid con Dealz

por Jano Remesal

Esas marcas de chocolates típicos de Inglaterra, esas bebidas azucaradas que creías que sólo se vendían en Estados Unidos... pues no, ahora también los tienes a la vuelta de la esquina.

Hace poco que han abierto otro de los establecimientos de la cada vez más conocida cadena Dealz en Madrid, concretamente entre Chamberí y Tetuán, probablemente en un sitio perfecto para aprovechar por un lado la querencia por productos de importación de la clase pudiente de Chamberí y por otro lado la querencia por las ofertas de una de la zona con más tiendas low cost de Madrid.

Cierto es que esta cadena se conoce sobre todo por su forma de vender a media escala, poniendo los precios redondos y bajos, del tipo: 6 cervezas a 3 euros, o dos pizzas a 3 euros. Tiene productos a uno, dos, euro y medio... siempre asequibles pero realmente más aprovechable para una compra rápida de capricho o de necesidad puntual que para una compra grande. No creo que nadie haga la compra del mes en esta cadena, sinceramente.

Pero lo que a mí me ha llamado la atención poderosamente es cómo cada vez más sus estanterías están llenas de marcas anglosajonas que normalmente no encontramos en ningún otro sitio. Desde tipos de coca colas y similares con sabores extraños hasta chocolatinas y bombones típicos de las tiendas inglesas, pasando por bebidas alcohólicas, productos de limpieza y cosmética... lo mejor de este sitio es que hay cosas y sobre todo marcas que solo vas a encontrar aquí en toda la capital.

En definitiva, precios que parecen baratos pero que realmente no lo son, sino que más bien enganchan por la facilidad para el redondeo. Una selección de productos en la que echarás muchos productos típicos de a diario de menos, pero sobre todo marcas que importan directamente desde otros países. Diferente.

En DolceCity Madrid: Dealz

lunes, 26 diciembre 2016

La última moda es la comida cruda del raw bar Cannibal en Madrid

por Jano Remesal

Comida como Dios la trajo al mundo. Carne de animal apenas tratado, verduras y pescados tal cual… prueba la cocina que presenta el verdadero sabor de los alimentos.

Lo primero que sorprende al entrar en este nuevo referente gastronómico de la capital es que respetan un poco el ambiente del Oliver, mítico restaurante que antes ocupaba este local. Pero ahí se acaban las coincidencias ojo, porque Cannibal es un raw bar, y eso se puede comparar con pocas cosas.

El concepto raw bar está extendiéndose como la pólvora y consiste en comer sin elaboración. No son super puristas, pues sí hay platos que tienen cierta cocción o que sí  han visto el fuego de cerca, pero la idea es comer producto natural con sabor a producto natural.

Los tatakis, los carpaccios y los ceviches con las estrellas de una carta con más pescado que carne, y con productos también de la huerta acompañando. Este restaurante en concreto viene importado desde A Coruña, y prometen que es de allí de donde viene gran parte del producto, así que el frescor es el máximo posible. Está pensado para paladares exigentes, y a los que no les eche para atrás probar sabores fuertes, muy potentes. Lo de poco hecho o al punto aquí no tiene cabida…

En el trato se nota que son un equipo joven y con ganas, todo es muy dinámico y se busca que el cliente pruebe y aprenda, siempre dispuestos a responder a todas las dudas sobre un tipo de cocina poco conocido aún como concepto pero muy presente en toda nuestra gastronomía (embutidos y mojamas son crudos) y sobre todo en la cocina internacional (ceviches latinos o sushi japonés como ejemplos cotidianos).

Quizá hay ocasiones en las que el local resulta algo oscuro, pero es una percepción personal que tampoco empaña para nada la experiencia culinaria.

En DolceCity Madrid: Cannibal

viernes, 23 diciembre 2016

Cocina de museo en Madrid con NuBel

por Jano Remesal

El arte llevado a la cocina donde mejor se puede apreciar es en un museo. Por eso el Reina Sofía amplía su oferta culinaria con una propuesta de comida rápida pero de autor.

Lo de comer en sitios que no son sólo restaurantes, o que directamente ni son restaurantes, está cada vez más de moda. Ya te encuentras al menos una cantina en cualquier sitio, y el museo Reina Sofía es un pionero en este tipo de maridajes artísticos desde hace mucho tiempo. Desde hace poco ofrece una novedad a la hora de la comida: NuBel.

Es un restaurante de autor, hecho a la medida de su chef Javier Muñoz-Calero, lo que ya nos asegura que va a ser diferente a cualquier otra cosa que hayamos probado hasta ahora. Propone más que comidas pantagruélicas, picoteo o bocadillos de todo tipo. Hamburguesas, pancakes salados o dulces, huevos hechos de diferentes y sorprendentes formas…

Y además cuenta en su equipo con Joel Jamal, dicen que uno de los barman y cocteleros de mayor nivel de toda España. De hecho todo el mundo recomienda el cóctel Nubel 5 estrellas como uno de los mejores del país. Habrá que probarlo.

Además no sólo se come por la boca en Nubel, sino que planifican sesiones de música (tranquila, nada de estridencias, soul, funk, esas cosas) que acompañan a la comida o cena en un ambiente relajado que invita a alargar la sobremesa.

De precio, barato no es, pero hay en Madrid sitios en los que se come mucho peor por más dinero. Lo importante es que es diferente, desenfadado y con la calidad asegurada. Y además antes o después podemos ver una de las mejores colecciones de arte del país sin salir del edificio.

En DolceCity Madrid: NuBel

« página anterior | siguiente página »